Carter y Reagan esperan hoy cómodas victorias en las primarias del Sur

Las elecciones primarias de hoy en tres Estados del Sureste de Estados Unidos (Florida, Alabama y Georgia) aportarán nuevas precisiones sobre los candidatos, demócrata y republicano, mejor situados para su nombramiento a la campaña electoral hacia la presidencia de EEUU, cuya elección se celebrará el 4 de noviembre. El actual presidente, Jimmy Carter, entre los demócratas, y Ronald Reagan, entre los republicanos, cuentan con grandes posibilidades de súmar nuevos triunfos en el Sur.Ronald Reagan continuó su racha de victorias en la primaria republicana celebrada el pasado sábado en el Estado de Carolina del Sur, donde venció a su más directo rival, Georges Bush, por el 54% de votos contra el 15%. Entre ambos candidatos, el tejano John Connally obtuvo el 30% de votos, cifra insuficiente para las aspiraciones presidenciales del multimillonario Connally, quien anunció su retirada de la carrera electoral, tras haber gastado unos once millones de dólares en su campaña (unos setecientos millones de pesetas).

Sin embargo, el tercer hombre en la lucha republicana por el nombramiento a la candida tura presidencial de EEUU será, sin lugar a dudas, el ex presidente Gerald Ford. Aunque Ford no ha entrado todavía en campaña directa, no deja de repetir que es el «candidato ideal» para recuperar la presidencia de Estados Unidos para el Partido Republicano.

Un sondeo realizado por la cadena de televisión ABC confirma las inclinaciones hacia Ford entre el electorado republicano e independiente: el 33% le prefieren a Ronald Reagan, que obtiene el 27%. Henry Kissinger, ex secretario de Estado durante la Administración presidencial Nixon-Ford, apoya a su ex jefe, que podría entrar en el tumulto preelectoral durante las próximas semanas.

Entre tanto, Reagan intenta reforzar su postura en el Sur con una campaña muy radical frente al electorado de origen cubano, muy implantado en el Estado de Florida. En Miami, Reagan calificó al actual presidente Jimmy Carter de anticubano y poco menos que procastrista, por haber cerrado una emisora «libre» que emitía desde Florida hacia Cuba y «controlar» estrechamente todas las actividades anticastristas en EEUU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 10 de marzo de 1980.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50