Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guardia civil muerto por disparos de un delincuente

El guardia civil José Beneite González, de 31 años de edad, resultó muerto a primera hora de la mañana de ayer en la localidad de Canet de Mar (Barcelona), como consecuencia de los disparos efectuados por un delincuente al que había detenido y al que trasladaba a la casa-cuartel para su interrogatorio.El guardia civil fallecido conducía un Land Rover del Cuerpo y patrullaba, junto con otros dos números, las inmediaciones de San Cipriano de Vallalta, localidad lindante con Canet de Mar. La patrulla de la Benemérita detuvo a cuatro sospechosos -una mujer y tres hombres-, a quienes encontraron en su coche una peluca y diversas herramientas de las empleadas en robos a pisos.

Los detenidos fueron introducidos en el Land Rover y conducidos a Canet de Mar para su interrogatorio. Cuando faltaban unos doscientos metros para llegar al cuartel de la Guardia Civil, uno de los detenidos sacó un revólver que llevaba escondido y disparó sobre el conductor y le alcanzó en partes vitales. Pese a la gravedad de las heridas, el guardia civil pudo reaccionar. Paró el vehículo, sacó su arma reglamentaria y disparó contra el agresor, hiriéndole y logrando arrebatarle el arma. Evitó así que hiciera de nuevo fuego contra los otros dos guardias. En la confusión, uno de los detenidos, identificado como Ramón Rodríguez López, logró huir.

El guardia civil herido fue trasladado a un hospital de Mataró, donde ingresó cadáver. El autor de los disparos, José Antonio Giménez Sánchez, quedó internado en el Hospital Clínico de Barcelona con heridas de bala en pierna y abdomen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de febrero de 1980

Más información

  • CATALUÑA