Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un jefe de seguridad de FN dictó el texto de reivindicación del asesinato de Yolanda

Los datos que constan en la cinta de télex enviada por Emilio Hellín Moro a la agencia Efe en Barcelona, en la que el Batallón Vasco Español reivindicaba el asesinato de Yolanda González, aparecen en las declaraciones hechas ante el juez por Emilio Hellín, según informa la agencia Efe.

En su día, la citada agencia no facilitó una total información sobre el contenido de la cinta de télex que le fue remitida, y en la que se explica por qué se relacionaba a Yolanda González con ETA. La agencia Efe señala ahora que, además del nombre de Yolanda, la cinta incluía el nombre y domicilio de una serie de personas supuestamente relacionadas con ETA.

Efe añade que el texto que contenía la cinta de télex, depositada en los lavabos de una cafetería, le fue dictado a Emilio Hellín por David Martínez Loza, jefe de seguridad de Fuerza Nueva en Madrid, datos estos que aparecen igualmente en las declaraciones hechas ante el juez por el señor Hellín. Según la misma agencia, David Martínez Loza acompañó a Emilio Hellín e Ignacio Abad -el otro acusado como autor material de la muerte de Yolanda- al domicilio de la joven.

La revista Cambio 16, por su parte, completa la personalidad de David Martínez Loza señalando en su último número que se trata de un ex guardia civil y que fue el hombre que dio un sobre con instrucciones a Emilio Hellín.

De acuerdo con la información conocida hasta el momento, la síntesis de los hechos puede recomponerse de la siguiente forma:

El pasado día 2, cuatro hombres fueron en dos vehículos a la casa de Yolanda González, en la madrileña calle de Maqueda. Los cuatro hombres serían: David Martínez Loza, jefe de seguridad de Fuerza Nueva y ex guardia civil; Emilio Hellín Moro, ingeniero electrónico, presunto colaborador de servicios oficiales de información y militante de Fuerza Nueva; Ignacio Abad Velavázquez, estudiante de Químicas y miembro del citado partido, y un guardia civil, hermano de Emilio Hellín.

Sólo Emilio Hellín e Ignacio Abad subieron a la casa de Yolanda, tras lo cual se la llevaron en el coche del propio Emilio Hellín a la carretera de San Martín de Valdeiglesias, donde éste disparó dos veces a la cabeza de la joven, y después, Ignacio Abad disparó otro tiro en el "brazo de la víctima.

El asesinato fue reivindicado en Madrid por el Batallón Vasco Español, como venganza por el asesinato de seis guardias civiles en el País Vasco por ETA, relacionando a Yolanda como enlace de esta organización.

Tras un mentís por parte de la policía en cuanto a la relación de Yolanda González con ETA, los autores del asesinato cursaron por télex una nueva reivindicación del Batallón Vasco Español, esta vez en Barcelona, en la que explican la relación de Yolanda con ETA, según un informe de la Jefatura Superior de Policía de Bilbao remitido a la Comisaría General de Información, y la certeza de que esos datos son conocidos por un funcionario de la Brigada Operativa.

La Jefatura Superior de Policía de Madrid, que se ha distinguido por su lucha contra el terrorismo de cualquier signo, consiguió la detención de, los presuntos autores materiales de la muerte de Yolanda a los pocos días de cometerse. En esta operación se partió de la ayuda prestada por un policía nacional, anteriormente relacionado con algunos componentes del grupo implicado en el asesinato, y que pasó a disposición de la autoridad judicial hasta determinar si ha incurrido en algún tipo de responsabilidad.

El resultado de la investigación policial determinó la identidad de los dos acompañantes de los autores materiales del crimen. Se trataba de un guardia civil hermano de Emilio Hellín, que posteriormente ha prestado declaración, y otro miembro de Fuerza Nueva que, al parecer, es David Martínez Loza, no localizado por el momento. La citada investigación no descarta la posible implicación de otras personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de febrero de 1980

Más información

  • El Batallón Vasco Español hizo uso de un informe policial secreto