Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Convocados los parlamentarios andaluces para analizar los problemas del referéndum

El próximo sábado se reunirá, por vez primera en muchos meses, la Asamblea de Parlamentarios de Andalucía, para examinar la actual situación del proceso autonómico y los problemas planteados ante el referéndum del 28 de febrero, según ha podido saber EL PAIS en fuentes solventes. La reunión seguirá en el tiempo a la convocada para mañana, en Granada, del Consejo Permanente de la Junta, cuyo presidente, Rafael Escuredo, ha decidido no acudir hoy a una reunión inicialmente prevista con el vicepresidente del Gobierno Fernando Abril.

La propuesta de reunir a los parlamentarios andaluces es compartida por los secretarios regionales del PSOE y PCE, y cuenta con la conformidad del líder nacionalista Alejandro Rojas Marcos, a pesar de la ruptura más o menos abierta que han provocado las divergencias entre ambos partidos y el PSA a la hora de analizar la situación andaluza y las decisiones a adoptar (véase EL PAIS de ayer). Se cree, por el contrario, que los diputados y senadores de UCD se abstendrán de acudir a cualquier encuentro de este tipo.Ayer tarde no se conocía aún de forma oficial si el presidente de la Junta, Rafael Escuredo, acudirá a la entrevista decidida por el vicepresidente Fernando Abril para despejar definitivamente la incógnita que sigue existiendo sobre la magnitud de los fondos públicos de que va a disponer la Junta para hacer frente a la campaña institucional del referéndum. Hay que tener en cuenta que oficialmente dicha campaña deberá dar comienzo el próximo martes, día 12.

No obstante, hay que reconocer que la huelga de hambre de Escuredo, las conferencias de prensa subsiguientes y las declaraciones públicas de todos los líderes políticos durante los últimos días han otorgado a la precampaña una intensidad insospechada. Ayer mismo, el alcalde de Sevilla, Luis Uruñuela, daba lectura a un mensaje al pueblo sevillano en el que recordaba la adhesión municipal a la vía del artículo 151 hacia la autonomía, y pidió a los vecinos que engalanasen con banderas andaluzas sus balcones, ventanas, fachadas y coches durante la jornada de hoy, en que debiera haber empezado la campaña si ésta hubiese durado veintiún días, como en los casos catalán y vasco.

El presidente de la Junta, por su parte, pasó casi todo el día de ayer descansando y recuperándose de su debilitamiento y afonía. Escuredo ha declarado que no pensaba conseguir con su huelga de hambre que el Gobierno diese marcha atrás en su política de obstaculización del referéndum, pero que estimaba cubiertos sus objetivos de llamar la atención sobre el tema, expresar su protesta de forma pacífica y desvelar el verdadero rostro del Gobierno.

La asamblea regional de Caritas de Andalucía ha aprobado, durante su primera reunión anual, celebrada en Granada, un documento en favor de la autonomía andaluza, en el que se defiende su consecución a través de la vía del artículo 151 y se pide, implícitamente, el sí en el referéndum del próximo día 28, según informa Eduardo Castro.

El documento ha sido preparado por el equipo de Caritas de Córdoba y en el mismo se detallan las diferentes ventajas e inconvenientes que presentan los artículos 143 y 151 de la Constitución para acceder a la autonomía, al tiempo que se denuncia la monopolización que algunos partidos han hecho en Andalucía del tema autonómico. A ello se une, asimismo, una exposición de lo que la autonomía significa para los andaluces y un «manifiesto cristiano» sobre lo que la ratificación autonómica puede proporcionar a esta comunidad.

Tras recordar que el «derecho constitucional del pueblo andaluz a tener una autonomía de primera, en pie de igualdad con vascos y catalanes», Caritas de Andalucía afirma, entre otras cosas, que la autonomía «no significa una mera descentralización administrativa, que es lo que propugna el artículo 143, sino un poder decisorio del pueblo andaluz en todas las materias que le interesan».

«Todo lo que favorezca la realización de las personas y de los pueblos en libertad y responsabilidad hay que apoyarlo», termina diciendo este documento, que será distribuido por todas las diócesis andaluzas con una tirada prevista de más de 100.000 ejemplares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de febrero de 1980