Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Para el capitán general de Canarias, la neutralidad absoluta es utópica

El capitán general de Canarias, Jesús González del Yerro, afirmó en el transcurso de una conferencia en el club Prensa Canaria que «la neutralidad perfectamente aséptica es una perfecta utopía en el contexto de la presente situación mundial».El teniente general examinó la situación del Sahara occidental, desde el abandono de la zona española en 1976, y el reparto de la misma por Marruecos y Mauritania hasta el resurgimiento del Frente Polisario, su lucha de guerrillas, los éxitos militares frente a Marruecos, «lo que ha llevado al Frente Polisario», afirmó, «a logros políticos, como la renuncia del territorio por parte de Mauritania y el reconocimiento del mismo por numerosos países».

En otro momento, dijo el capitán general de Canarias que ni quería ni debía inmiscuirse en la política exterior española, pero que «cualquiera que sea el rumbo que adopte ésta, la incidencia en la política de defensa militar en sí misma es, o puede ser, decisiva».

La preponderancia de unos sobre otros -subrayó el capitán general- depende de las circunstancias. No caben en las alianzas entre Estados, los matrimonios por amor, sino por conveniencia. Una política exterior puramente quijotesca requiere una fuerza moral fuerte, pero, en las circunstancias del mundo actual, debe ir acompañada de una fuerza militar de considerable peso específico. Inmediatamente después, el teniente general González del Yerro aludía a la postura de neutralidad, de la que dijo estar «cada vez más desechada en España por impracticable», y tras manifestar que determinadas independencias y autonomías para la política internacional están condicionadas a las dos superpotencias, dijo que, en el caso concreto de España, si se cortasen las relaciones con Estados Unidos o Francia, el material de combate quedaría fuera de uso en poco tiempo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de febrero de 1980