Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llamamiento del Comité Olímpico soviético contra el boicot

El Comité Olímpico de la Unión Soviética hizo ayer, por medio de la agencia Tass, un llamamiento con tintes algo dramáticos al Comité Olímpico Internacional, comités olímpicos nacionales, federaciones deportivas y «a todas las personas de buena voluntad» para que se opongan a la «insidiosa campaña» de boicot a los Juegos de Moscú. Por otra parte, Li Meng-hua, vicepresidente del Comité Olímpico de la República Popular China, que vuelve a los Juegos después de veinte años de ausencia, declaró, a su llegada a Lake Placid, donde se celebrarán los Juegos de Invierno, que su país sostendrá la proposición de cambiar de sede o anular los de verano por las circunstancias actuales.

Para el Comité Olímpico soviético, es absolutamente evidente que se trata de una medida hostil programada desde hace tiempo contra la comprensión y la amistad entre los pueblos. «Esos mismos dirigentes, que no hace mucho se declaraban partidarios de la separación del deporte y la política», continúa el llamamiento, «atacan ahora los principios esenciales del movimiento olímpico internacional. Querrían poner al servicio de su política de chantaje y de hegemonismo un movimiento que agrupa a decenas de miles de personas, para quienes los Juegos Olímpicos constituyen un gran ideal proclamado por Pierre de Coubertin.»En otro orden de cosas, equipos soviéticos han tenido ya problemas en el extranjero estos días. La selección de hockey sobre hielo, campeona del mundo, venció a la RFA, en Garmisch, por 7-4, como entrenamiento para Lake Placid, pero fue recibida por un grupo deespectadores que portaban una pancarta en la que se leía en caracteres cirílicos una protesta contra la agresión en Afganistán. En Lisboa, según informa Nicole Guardiola, la prensa conservadora portuguesa atacó duramente la ingenuidad del Benfica al aceptar ayer la presencia gratuita -sólo con los gastos de estancia pagados- del equipo de fútbol Dynamo, de Moscú, para jugar el partido de homenaje al que fue capitán durante varios años, Victor Martins. Este jugador sufrió un accidente cardiovascular durante una operación de menisco y debió abandonar el fútbol activo.

En los comités olímpicos de otros países las opiniones sobre el boicot continúan, al menos, divididas. La duda, a la espera de la decisión gubernamental, está en los de Francia y Australia. Los de Nueva Zelanda, Islandia y Puerto Rico -pese a ir contra Estados Unidos- se muestran en contra del boicot. Uganda hasta ha aceptado ya la oferta soviética de trasladar gratuitamente sus atletas a Moscú.

China, a favor del boicot

Li Meng-Hua, vicepresidente del Comité Olímpico de la República Popular de China, declaró, tres horas después de su llegada a Lake Placid donde su país participará en los Juegos de Invierno -tras veinte años de ausencia olímpica, que todos sus compatriotas, deportistas o no, desaprueban fuertemente la intervención militar soviética en Afganistán, porque tal agresión ha violado el espíritu olímpico de paz y amistad. Según Meng-Hua, China sostendrá la proposición de Estados Unidos de cambiar la sede o anular los Juegos de Moscú. «Es realmente inapropiado organizar los Juegos de Verano en Moscú en tales circunstancias », añadió. La delegación china se compone de 43 personas, quince directivos y técnicos y 28 participantes -quince patinadores artísticos, cuatro de velocidad, dos esquiadores alpinos, otros dos de fondo y cinco de biathlon, prueba combinada de esquí de fondo y tiro. Respecto a participar junto a la URSS no puso pegas, señalando que, pese a su indignación, lo harán como todos los demás atletas presentes en Lake Placid.

En cuanto a la antorcha olímpica, encendida anteayer en Olimpia (Grecia), llegó ayer a Estados Unidos, a la base aérea de Langley (Virginia), en un avión presidencial de Carter. En los próximos nueve días hasta el comienzo de los Juegos, la antorcha será transportada por 52 norteamericanos, en su mayor parte aficionados al atletismo o al jogging, por los 1.600 kilómetros que faltan hasta Lake Placid. Suzy Mink, una ama de casa que empezó a correr para adelgazar, fue la primera relevista pese a la dificultad imprevista de una gran nevada caída sobre todo el estado de Virginia, y en Washington capital, primer punto de parada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de febrero de 1980

Más información

  • China también es partidaria de cambiar la sede o anular los Juegos