Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anónimo defraudador de Hacienda, arrepentido

Una persona, de identidad desconocida, hizo llegar ayer a la Diputación Foral de Navarra un talón bancario de 100.000 pesetas, a través de un sacerdote, para paliar, de esta forma los fraudes que había cometido en las últimas declaraciones sobre la renta de las personas fisicas.La entrega se realizó en el despacho del diputado foral ponente de Economía y Hacienda, Angel Lasunción Goñi, a quien un sacerdote, que aseguró haber recibido las 100.000 pesetas bajo secreto de confesión, hizo entrega de un talón por la citada cantidad, sin ofrecer más explicaciones.

A pesar de que se desconoce la identidad del contribuyente anónimo, se sabe que reside en una localidad navarra, fuera de la capital, y que el motivo que originó la entrega de las 100.000 pesetas fue un repentino arrepentimiento, después de haber defraudado a la hacienda de Navarra en las últimas declaraciones en el impuesto sobre la renta de las personas flisicas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de enero de 1980