Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ucedistas valencianos defienden la vía del artículo 143

En la reunión del comité regional de la UCD del País Valenciano, celebrada este fin de semana en Alicante bajo la presidencia de Fernando Abril, se acordó «iniciar un relanzamiento del proceso autonómico por vía del artículo 143, que podría suponer la rápida aprobación de un estatuto que pueda ser aceptado por la mayoría de los valencianos».En este sentido se ha expresado también el diputado Luis Berenguer, vicesecretario general de la UCD del País Valenciano, quien ha manifestado: «Nosotros anunciamos hace ya mucho tiempo que sólo iríamos por la vía del artículo 151 si antes se lograba un estatuto pactado. Como no ha habido ningún acuerdo en este sentido, está clara nuestra postura de acceder a la autonomía por el 143. Ya incluso antes de saber cuál iba a ser la decisión del comité nacional, amplios sectores de la UCD del País Valenciano tenían preparada, para llevar a este comité regional, la propuesta de acceder a la autonomía por el 143. De hecho, Castellón ya había tomado un acuerdo en este sentido.»

El mismo portavoz manifestó que todos los miembros del comité regional habían estado de acuerdo en esta decisión.

Entre los acuerdos adoptados por el comité regional de UCD está el de efectuar una campaña de explicación en profundidad de las razones por las que se estima que la mejor forma de lograr la autonomía con seguridad, sin riesgos inadecuados y de la manera más rápida y eficaz posible, es a través del proceso decidido por UCD.

En este mismo contexto cabría enmarcar las declaraciones de Fernando Abril, cuando señaló que «existe una disposición clara de lograr el estatuto por el artículo 143. Será un estatuto similar al de Galicia. Los plazos para lograr el estatuto son más rápidos por el 143, porque en menos de un año puede haber autonomía, y en un plazo de cinco, una autonomía similar a la que recoge el artículo 15 1. En términos democráticos, la postura adoptada por UCD supone un menor riesgo para el país y para la propia democracia».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de enero de 1980