Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guardia civil asesinado en el País Vasco

El guardia civil Francisco Moya Jiménez fue asesinado ayer tarde en Elorrio (Vizcaya), al ser tiroteado por tres individuos a cuatrocientos metros de la casa-cuartel de la citada localidad. Según algunos vecinos, el agente pensaba marcharse del País Vasco, tras haber sido amenazado en varías ocasiones, y ya había comprado un piso en otra ciudad.Como cada día, hac a las tres de la tarde, el señor Moya se dirigía al restaurante Gamboa, en el barrio de Berriochoa de Elorrio, para tomar café y jugar una partida de cartas. Cuando había recorrido un corto trecho desde la casa-cuartel, en la travesía del General Franco, tres jóvenes le infundieron sospechas, al verles descender de un Seat Ritmo, de color blanco.

El guardia civil, que vestía de paisano, debió intuir sus intenciones y corrió para ponerse a salvo. Algunos testigos que se encontraban en las inmediaciones del lugar, aunque no demasiado cerca, afirman que se escucharon tres detonaciones separadas -como de pistola- y después una ráfaga de metralleta. Los agresores, que actuaron a cara descubierta, montaron en el vehículo, en el que les esperaba un cuarto hombre.

La esposa del guardia civil se encontró el cadáver en el suelo

Las primeras personas que llegaron al lugar de los hechos nada pudieron hacer por auxiliar a Francisco Moya Jiménez, que falleció en el acto, tras recibir catorce impactos de bala.Unos minutos más tarde, la esposa de Francisco Moya, quien, al parecer, regresaba de realizar algunos encargos, se encontró el cuerpo sin vida de su marido en el suelo. Varios compañeros de la víctima le retiraron del lugar. La Guardia Civil recogió dieciséis casquillos de munición Parabellum. El cadáver del señor Moya fue trasladado a la casa-cuartel y posteriormente a la comandancia de la Guardia Civil de La Salve, en Bilbao, donde se instaló la capilla ardiente.

Francisco Moya Jiménez, de 42 años de edad, era natural de Alcaudete (Jaén). Casado y con tres hijos, estaba destinado desde hace siete años en la casa-cuartel de Elorrio. Elgunos vecinos afirman que había sido amenazado y que tenía solicitado el traslado a otra población fuera del País Vasco.

Por otra parte, un joven de dieciséis años, cuyo nombre corresponde a las iniciales I. T. V., resultó muerto ayer por la Guardia Civil en las proximidades de Villarramiel (Palencia), y una joven que le acompañaba quedó herida. El hecho ocurrió cuando un coche ocupado por cuatro personas -entre ellas los dos citados- trató de arrollar a varios guardias civiles con un coche robado en Palencia, informa Efe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de enero de 1980

Más información