Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Edward Kennedy pide una moratoria en la construcción de centrales nucleares en EEUU

El candidato presidencial Edward Kennedy pidió ayer que se imponga una moratoria a la construcción de nuevas centrales nucleares en Estados Unidos hasta que se hayan resuelto satisfactoriamente todas las dudas sobre la seguridad de las plantas atómicas.Kennedy, que se había mostrado partidario, a raíz del accidente de Harrisburg, de una moratoria de dos años, comentó ayer por primera vez el informe sobre dicho accidente, que fue hecho público el pasado martes. Para el senador demócrata y aspirante a la presidencia, las conclusiones de la investigación sobre Three Milles Island son evidentes.

«Este país necesita una moratoria en la construcción de plantas atómicas. Hasta que no se hayan efectuado cambios fundamentales en los sistemas de seguridad no debe concederse ninguna nueva licencia en ningún lugar le Estados Unidos», dijo Edward Kennedy, quien aprovechó para atacar al presidente Carter y pedirle que tome una decisión sobre a energía atómica.

Kennedy pronunció su discuro favorable a la moratoria nuclear en una cena de recolección le fondos que se celebró en Charleston, capital del estado de Virginia occidental. Desde luego o fue una casualidad que el candidato a la Casa Blanca hiciera sus críticas a la energía atómica productores de carbón.

Virginia occidental fue también el estado que dio la primera victoria importante a su hermano, John Kennedy, en las elecciones primarias de 1960. El triunfo conseguido en un estado rígidamente protestante fue la confirmación práctica de que un candidato católico podía llegar a la presidencia de Estados Unidos.

Virginia, punto de arranque de los Kennedy

El tercero de los hermanos Kennedy en emprender la carrera hacia la Casa Blanca recordó ayer la victoria de John Kennedy en las primarias de Virginia occidental, y dijo que «aquí fue donde empezó todo, en 1960». Edward Kennedy anunciará personalmente su candidatura a la presidencia el próximo miércoles en Boston.

Un portavoz de Kennedy matizó más tarde que el senador demócrata pos Massachusetts se opone a la concesión de nuevas licencias de construcción de plantas nucleares, pero no pide que se interrumpan las obras de las 92 centrales atómicas que están actualmente construyéndose en Estados Unidos.

Una falsa alarma

Por otra parte, la Comisión Reguladora Nuclear anunció ayer que el «serio problema potencial» que creía haber detectado en los reactores atómicos fue en realidad una falsa alarma y que «no hay problemas» con las barras de combustible nuclear.

El cambio de opinión se produjo después de que cincuenta expertos en combustible atómico fueran convocados en Washington para discutir un estudio en el que se apuntaba el peligro potencial de que el metal que recubre los cilindros de uranio en el núcleo del reactor pudiera dilatarse hasta el punto de obstruir la circulación del agua refrigerante.

Pero los datos facilitados por la industria nuclear, y especialmente por las cinco grandes compañías que fabrican combustible atómico, convencieron a la Comisión Reguladora Nuclear de que los reactores en funcionamiento son lo suficientemente seguros. Al parecer hubo algunos errores matemáticos en los análisis que llevaron a las conclusiones alarmantes, y los expertos de las compañías fabricantes de combustible atómico desmontaron rápidamente la hipótesis que se daba como probable el día anterior.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de noviembre de 1979

Más información

  • En tanto no se establezca claramente su seguridad