Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una treintena de chabolistas se niega a desalojar la UVA de Canillejas

La ocupación de una treintena de locales de la UVA de Canillejas, en la zona de Las Musas, por vecinos sin vivienda del barrio y chabolistas de los alrededores, provocó una gran tensión durante la mañana y primeras horas de la tarde de ayer, ante la presencia de numerosos efectivos de la Policía Nacional, bomberos y ambulancias. Las Fuerzas de Orden Público se presentaron en las inmediaciones de la UVA hacia las nueve de la mañana, con el fin de desalojar las viviendas que habían sido ocupadas en la madrugada del pasado sábado.

La oficina del Instituto Nacional de la Vivienda existente en el barrio, había comunicado a los ocupantes que la Delegación Provincial consideraba ilegal la ocupación, por lo que debían ser desalojados los locales. Ante la negativa de los recién instalados a marcharse, el delegado provincial informó de los hechos al gobernador civil, y éste dio orden de desalojo.La asociación de vecinos actuó de mediador entre la Delegación del INV y los ocupantes, y pidió tres días de plazo para llegar a una solución, al tiempo que avisó a la junta municipal del distrito. A primeras horas de la tarde se presentó el concejal y presidente de la junta de San Blas, Mariano López, quien, en conversación telefónica con Juan José Rosón, consiguió un aplazamiento de 48 horas para intentar la resolución del problema.

Según manifestaciones de los ocupantes, estos locales se quedaron vacíos hace dos años, al conseguir sus anteriores inquilinos nuevas viviendas concedidas por el Ministerio. Un año más tarde fueron ocupados nuevamente, pero también en esta ocasión se llegó a una solución. Por su parte, la Delegación de la Vivienda ha señalado que los locales no ofrecen condiciones para ser habitados, pero no se han podido derruir porque permanecen allí tres pequeños comercios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de octubre de 1979

Más información

  • Ocuparon el sábado unos locales que Vivienda considera inhabitables