Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Localizada la tumba donde está enterrado Francesc Maciá

A primeras horas de la mañana de ayer, EL PAIS pudo localizar la tumba real del que fuera presidente de la Generalitat de Cataluña, coronel Francesc Maciá, muerto el día de Navidad de 1933 y enterrado con honores masivos en un panteón de la plaza de la Fe del cementerio de Montjuich, en Barcelona, de donde sus restos fueron retirados secretamente por un grupo de personas, que encabezaba Josep Tarradellas, en las vísperas de la caída de Barcelona en manos de las tropas del general Franco.

El cuerpo de Maciá se halla en la cripta de un panteón, propiedad de los hermanos Collaso Gil, quienes, al parecer, murieron sin descendencia, por lo cual en el momento en que el señor Tarradellas dispuso la ocultación del cadáver, sabía ya que aquel panteón no sería utilizado nuevamente. El panteón se halla sito en la agrupación cuarta del sector denominado San José, del mismo cementerio de Montjuich.Este diario reveló el pasado 21 de diciembre que los restos del presidente Maciá no se hallaban en el panteón que lleva su nombre y que periódicamente era objeto de homenajes, secretamente bajo el franquismo, y públicamente con la implantación de la democracia. Tarradellas participó en el primero de los homenajes pero no en el segundo, pese a ser una de las pocas personas que sabían que los restos no se hallaban en la tumba.

La familia del presidente Maciá, representada en primer lugar por su hija María, deseaba poner fin a tan innecesario estado de cosas, pero el señor Tarradellas no ha dado hasta ahora ninguna facilidad para solucionar el problema. Por otro lado, la familia deseaba, y continúa deseando, que el corazón del presidente Maciá, eviscerado poco después de su muerte y conservado secretamente por Josep Tarradellas durante más de cuarenta años, sea depositado en el interior de la tumba. Por el momento, Josep Tarradellas continúa conservando aquella víscera y se ignora si piensa devolverla en un futuro inmediato.

Un "valle de los caídos"

Por un lado, fuentes socialistas muy fidedignas informaron a EL PAIS que el señor Tarradellas deseó, después de su regreso del exilio, que el cuerpo de Maciá fuese enterrado en un lugar a construir de nueva planta en la montaña del Montseny, cercana a Barcelona. Las fuentes agregaron que, en el proyecto de Tarradellas, figuraba también su propia tumba, que hubiese estado próxima a la de Maciá. Las fuentes informantes añadieron con toda seriedad: «Lo que pretendía Tarradellas era, ni más ni menos, crear un nuevo Valle de los Caídos...» En efecto, la similitud entre lo logrado por Franco, con relación a sus propios restos mortales y los de José Antonio Primo de Rivera, es casi idéntico a este plan nonato del señor Tarradellas, ahora revelado.Ha sido el Ayuntamiento barcelonés, surgido de las elecciones del 3 de abril, el que, correspondiendo a los deseos de los familiares del presidente Maciá, ha puesto en marcha el mecanismo que permitirá el regreso a su tumba del cuerpo del primer presidente de la Generalitat republicana. Desde hace varias semanas, la brigada de cementerios del Ayuntamiento está limpiando y arreglando tanto la tumba teórica de Maciá como el panteón donde realmente está depositado su cuerpo.

El próximo día 10, traslado de los restos mortales

En el mismo panteón, hoy vacío, que en su día recibió el cuerpo de Maciá, serán depositados, en el transcurso de una misma ceremonia, los cuerpos de la esposa de Maciá, Eugenía Lamarca, fallecida en 1937, y de su hijo Joan, fallecido hace pocos años. Fuentes municipales indicaron que, hasta el momento, Josep Tarradellas ha manifestado que no desea participar en la ceremonia oficial del traslado de los cuerpos, pero las fuentes agregaron que «puede cambiar de parecer si en un momento dado cree que puede convertirse en protagonista y hallar una rentabilidad a la ceremonia».En la mañana de hoy un representante de la familia Maciá, la señora Pi-Suner, el delegado municipal de Sanidad y un reducido grupo de personas procederán al reconocimiento del cadáver del presidente Maciá. Será el miércoles, día 10 de octubre, cuando, con asistencia del alcalde de Barcelona, tendrá efecto el acto de traslado de los restos del presidente Maciá, su esposa e hijo a la tumba donde en los últimos cuarenta años se ha creído, erróneamente, que estaba depositado el cuerpo del presidente catalán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de octubre de 1979

Más información

  • En diciembre se supo que la sepultura "oficial" se encontraba vacía