Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La madre más precoz del mundo,

la peruana Lina Medina Loza, acaba de perder al hijo que alumbró hace cuarenta años, cuando ella sólo tenía cinco.» García Márquez lo hubiera escrito de otro modo, Vargas Llosa hubiera realizado otros circunloquios y Alfredo Bryce Echenique no se lo hubiera creído. El corresponsal de Efe en Perú la redactó de aquella manera, y así queda transcrita. El fallecimiento de Gerardo Alejandro Medina a causa de una antigua lesión cardíaca, sigue diciendo la información, ha hecho que el extraño caso de Lina volviera a ser motivo de la curiosidad pública. Su hijo era obrero municipal. Ambos fueron juntos a la escuela primaria. Ella estuvo en los funerales del hijo, con el resto de su familia, formada hace pocos años. La noticia concluye: Lina alumbró a Gerardo Alejandro el 14 de mayo de 1939. La ciencia jamás encontró una explicación para su caso, el de una niña de cinco años que llegó a concebir y convertirse en madre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de septiembre de 1979