Gente

Xavier Cugat

Recibirá el próximo 12 de octubre la medalla de la Orden de Isabel la Católica, siendo ya un ilustre desempleado, porque acaba de ser despedido por la empresa del Casino de Ibiza, cuya sala de fiestas dirigía el popular músico.La despedida de Cugat fue sorprendente, según cuenta la agencia Efe. Se produjo anteanoche. El músico salió al escenario, comunicó que momentos antes había recibido la carta de despido y se dispuso a actuar, por última vez, como todas las noches. Para Cugat, los motivos de su destitución como director del espectáculo «son un tanto extraños». Para la empresa resultan muy claros. «Entendemos», se dice en la carta recibida por Cugat, «que, por razones de sus ochenta años de edad y por inexorable ley de vida, que a nadie excluye, no se encuentra usted con la capacidad precisa para llevar a cabo el complejo y laborioso cometido que asumió como director de la sala de fiestas del Casino de Ibiza». El despedido, por su parte, se defiende acusando al consejo de administración de una serie de irregularidades y desatenciones a lo largo de todo el tiempo «en que, con gran sentido profesional, he cumplido el contrato, día tras día, noche tras noche».

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 19 de septiembre de 1979.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50