Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comisión Constitucional aprueba el Estatuto vasco

El texto del Estatuto de Autonomía del País Vasco, que se someterá a referéndum en Euskadi antes de su ratificación por el Congreso y el Senado, y su ulterior sanción por el Rey y promulgación como ley orgánica, fue aprobado por votación nominal, a las 21.53 de ayer, por la Comisión Constitucional del Congreso y la delegación de la Asamblea de Parlamentarios vascos. Un gran aplauso ratificó la aprobación. Menos de siete horas bastaron a la comisión conjunta para dar su aprobación a la totalidad del Estatuto, en la mayoría de los asuntos por unanimidad.

En los discursos finales previos a la votación global estuvo presente el 103 aniversario de la abolición de los fueros, que se cumplió ayer, y la esperanza que suscita el primer Estatuto de Autonomía derivado de la Constitución de 1978.En nombre de los presentes intervinieron tanto los portavoces de los grupos parlamentarios como de las fuerzas políticas vascas de la Asamblea de Parlamentarios, proponente del Estatuto de Guernica.

Entre las palabras pronunciadas por los vascos, Xabier Arzallus (PNV) manifestó que el Estatuto abría una vía nueva de concepción del Estado a través del pacto y no de la violencia y sin lesión de los intereses de los demás. El señor Arzallus agradeció en euskera la colaboración de todos.

También Juan María Bandrés (Euskadiko Ezkerra) dio las gracias en vasco, tras recordar el mucho tiempo de incomprensiones padecidas por el pueblo vasco y los cuarenta años de régimen político humanamente insoportable sufrido. Señaló que la conquista del Estatuto era la más importante de toda la historia del pueblo vasco, que responderá y demostrará, dijo, «su solidaridad con los demás pueblos». Añadió que los vascos solicitarían al Rey el ejercicio del derecho de gracia para los presos que continúan en la cárcel de Soria.

La última intervención fue la del senador del PNV Mikel unzueta, quien aludió al increíble momento histórico, tras muchas agonías para el pueblo vasco. Manifestó que todos los pueblos del Estado deben comprender la alegría vasca, y que los votos de los vascos serán los primeros en favor de las autonomías democráticamente decididas por los demás pueblos.

Entre las intervenciones de los representantes de las demás fuerzas políticas, por el grupo centrista, Sebastián Martín Retortillo aludió a la mano tendida por su grupo a todos los pueblos de España, que se concreta en el entrañable pueblo vasco. El centrista Julen Gulmón recordó las tragedias o errores padecidos por la mayoría de las familias vascas y destacó que el Estatuto respeta la Constitución.

Por los socialistas, el vasco Txiki Benegas recordó el triunfo del pueblo vasco y de los partidos favorables a la negociación de una Constitución calificada por otros de antivasca y antiobrera, que había permitido el Estatuto. El catalán Eduardo Martín Toval resaltó que el turno de debate se había convertido en turno de unanimidades. Alfonso Guerra destacó el interés socialista por beneficiar al pueblo vasco y a toda la clase trabajadora, y dijo que el Estatuto era fruto de la negociación propugnada siempre por los socialistas, cuya mayor aportación era la combinación de autonomía y solidaridad. Expresó el deseo de que termine la violencia y la intolerancia.

Por el Grupo Comunista, Santiago Carrillo manifestó que se trataba de una victoria para todos los pueblos de España, a la vez que de reforzamiento de la unidad nacional. Fue el único orador que felicitó públicamente la intervención de los señores Suárez y Garaikoetxea en la negociación del Estatuto. También en sus palabras finales, el presidente de la Comisión, Emilio Attard, tuvo un recuerdo para los presidentes del Gobierno y del PNV.

Página 11

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de julio de 1979

Más información

  • El siguiente paso es el referéndum en Euskadi