Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un desfase de media hora en los horarios de trabajo reduciría los atascos de tráfico

Un escalonamiento en las entradas y salidas del trabajo, con un desfase de media hora entre los distintos distritos de Madrid, bastaría para aliviar notablemente el tráfico en las horas punta. Esta es la propuesta que han elaborado dos hermanos de Ciudad Real, Ramón y Joaquín Rivas, estudiante de ingeniería industrial, el primero, y pintor y estudiante de arquitectura, el segundo.De acuerdo con el documentado informe elaborado por ambos, antes de efectuar este desfase horario es necesario realizar una encuesta que determine los itinerarios más frecuentes, en los que se originan embotellamientos, así como el destino de cada automovilista y la hora de entrada y salida del trabajo.

Una vez conocidos estos datos, se procede a dividir la ciudad por sectores y se establece un abanico de media hora, de forma que determinadas empresas inicien su jornada un cuarto de hora antes de la hora actual y otras lo hagan un cuarto de hora después. Lo que resulta imprescindible para que este plan sea viable es la aceptación general del mismo o una planificación desde los órganos de poder. En cada zona de la ciudad podrían llegar a fijarse hasta tres horarios, separados por quince minutos cada uno.

Como alternativa al desfase horario por zonas de la ciudad proponen también la posibilidad de adoptar esta medida por sectores productivos. En cualquier caso, la idea central es impedir que todo el tráfico se concentre a una hora determinada, lo que provoca recorridos cada vez más duraderos entre el domicilio y el centro de trabajo, por los embotellamientos.

La encuesta previa a la aplicación de este método podría realizarse coincidiendo con alguna otra consulta, dado el elevado coste de este tipo de estudios.

Entre los beneficios que podrían obtenerse, los hermanos Rivas citan en primer lugar la reducción de la densidad circulatoria en las horas punta, con la consiguiente disminución de contaminación y consumo de combustible. A esto añaden un descenso seguro en los accidentes in itinere, con el consiguiente ahorro de fondos públicos, y un aumento de rendimiento laboral, como consecuencia de la eliminación de tensiones provocadas por el tráfico.

El desfase horario produciría, por otra parte, una descongestión en los transportes públicos y una disminución del consumo de energía eléctrica en las horas punta, que es precisamente la energía más costosa.

Como complemento de este plan de mejora de la circulación y ahorro energético indirecto, los dos estudiantes proponen que se complete su propuesta con un aprovechamiento máximo de los aparcamientos particulares. En esta línea, entienden que la encuesta que debe realizarse para una posible implantación de los desfases horarios podría incluir también datos sobre aparcamientos particulares que durante las horas de trabajo quedan vacíos.

Una empresa de creación municipal podría combinar las necesidades de cada distrito, de forma que quien viva en Princesa y trabaje en Generalísimo pueda intercambiarse su aparcamiento con otra persona que vive en este último sitio y trabaja en el primero. El desarrollo de la electrónica no plantea en este sentido problemas irresolubles. Esta propuesta suplementaria reduciría también notablemente el tráfico de superficie en la ciudad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de julio de 1979

Más información

  • Según un informe-propuesta elaborado por dos estudiantes