Multitudinario entierro del joven anarquista muerto en Valencia

Ayer tarde fue enterrado el cadáver del joven anarquista Valentín Fernández, muerto por un pelotazo de goma en enfrentamiento con la fuerza pública la noche del lunes en el mercado de abastos de Valencia. Numerosas decenas de miles de personas acompañaron el féretro durante tres horas por un largo recorrido iniciado en el Hospital Clínico, donde había quedado depositado el cadáver.

La gran columna, que atravesó la ciudad de punta a punta, observada desde un punto fijo, tardaba en pasar 45 minutos. La huelga general convocada en señal de protesta por la muerte de Valentín Fernández fue secundada en numerosos sectores productores de Valencia.El cortejo fúnebre intentó cambiar sin éxito su itinerario acordado con el Ayuntamiento para dirigirse hacia el Gobierno Civil, al pasar por sus inmediaciones. Sin embargo, desvió su ruta al aproximarse al barrio del mercado de abastos donde desfiló en silencio por delante del lugar en que murió el joven cenetista. El silencio quedó roto por un grito de asesinos, que fue seguido por el eslogan vosotros fascistas, sois los terroristas, coreado por gran parte de los presentes.

La comitiva iba encabezada por cuarenta grandes coronas de flores y por los familiares de Valentín. A continuación seguía una gran pancarta con las palabras Exigimos justicia. Valentín, no te olvidamos. Collas de Valencia. Entre los manifestantes se encontraban el presidente del Consejo del País Valenciano, José Luis Albiñana, que llevaba corbata negra, el presidente de la Diputación, Manuel Girona, y el alcalde de Valencia, Fernando Martínez Castellano, los tres a su vez dirigentes del PSOE, así como el secretario general del Partido Comunista del País Valenciano, Ernest García, y representantes sindicales.

La marcha transcurrió en un ambiente cálido con insistentes gritos contra la policía, de dimisión del gobernador civil, contra UCD y pidiendo el esclarecimiento de los hechos. Al pasar por diversas entidades bancarias y por delante del edificio del diario Las Provincias, algunos manifestantes apedrearon las vidrieras de la fachada. En ningún momento estuvo presente la fuerza pública de acuerdo con el deseo manifestado por dirigentes sindicales al gobernador, antes del entierro.

La convocatoria de huelga general realizada por las centrales sindicales, en solidaridad con el muerto, tuvo especial incidencia en Valencia capital y su comarca donde pararon los transportes urbanos (Saltuv), de cercanías y parcialmente el servicio de taxis. Asimismo, la huelga afectó a grandes comercios, empresas más destacadas del gran metal (Ford, Unión Naval, Macosa) y en numerosas empresas de los polígonos industriales de Vara de Quart, Torrente, Fuente del Jarro y Alboralla. En el resto de la provincia la huelga se dejó sentir en menor grado, si bien en la cuarta planta siderúrgica de Puerto de Sagunto los diversos turnos pararon una hora.

Durante el día de ayer prosiguieron las negociaciones para abrir de nuevo el mercado de abastos. Aunque fue confirmada la aceptación por parte de los asentadores del mercado de pagar la deuda en concepto de atrasos a los trabajadores de carga y descarga y de cumplir el laudo que supone un aumento del 13%, sobre el anterior convenio, sin embargo, fuentes municipales no pudieron asegurar que el servicio de abastecimiento de frutas y hortalizas a la ciudad quedara hoy regularizado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS