Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reducción del tráfico en Madrid es inviable

«La idea del alcalde de Madrid, Tierno Galván, de restringir el tráfico por la ciudad a los coches cuya matrícula acabe en número impar los días impares, y en par los pares, es absolutamente inviable», dijo el director general de Tráfico, José María Fernández Cuevas, en el curso de una reunión mantenida con la prensa.Según el director general de Tráfico, aunque el tema no le compete, porque sus atribuciones comienzan donde la ciudad termina, el experimento que propone Tierno Galván, además de difícilmente controlable -con lo que su viabilidad ya comienza a ponerse en entredicho-, no arreglaría gran cosa del caos circulatorio de Madrid.

Para José María Fernández Cuevas, «el grueso del tráfico urbano está producido por la ingente masa de vehículos que llegan a la ciudad desde las ciudades dormitorio que circundan Madrid. La señora que va a comprar, o a pasear, tiene una incidencia mínima frente a la anterior. Y, mientras no se dote de una adecuada infraestructura a dichas ciudades dormitorio para que sus habitantes puedan acceder a Madrid, a sus respectivos puestos de trabajo, con otro medio de locomoción rápido y eficaz que no sea su propio automóvil, nada podrá conseguirse. Porque el trabajador que tenga un coche cuya matrícula termine en número impar no puede dejar de acudir a su trabajo los días pares».

Por otra parte, José María Fernández Cuevas dijo que la Dirección General de Tráfico va a solicitar oficialmente al Ministerio de Industria el aumento en el límite de la velocidad en las autopistas españolas de los cien kilómetros por hora actuales hasta 120. Según los estudios realizados por Tráfico, el consumo de gasolina de los vehículos en autopista a 120 kilómetros por hora es sensiblemente igual al que se produce circulando a cien, y siempre muy inferior al que se precisa en carretera para rodar a dicha velocidad. Al mismo tiempo, la peligrosidad no aumenta nada al incrementar esa velocidad en veinte kilómetros por hora, por lo que la seguridad vial no se ve afectada. Si, según los estudios oficiales, la velocidad ideal de cara a la seguridad vial en las carreteras generales oscila alrededor de los noventa o cien kilómetros por hora, en autopista dicha velocidad ideal se sitúa alrededor de los 120.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de mayo de 1979

Más información

  • Según el director general de Tráfico