Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tiro de pichón

La Copa de España moverá más de diez millones de pesetas

La próxima semana, los días 18 y 19, va a disputarse en el club Canto Blanco, de Madrid, la Copa de España de Tiro de Pichón. Esta competición es la más popular del año, participan unos mil concursantes y mueve más de diez millones de pesetas, de los que tres son para pagar los 10.000 pichones, sobre los que se dispararán unos 14.000 cartuchos, capítulo este que se lleva medio millón del presuesto total.

Cuando llega la Copa de España, todas las circunstancias que definen al tiro de pichón se acentúan. Se da un coche o hasta un millón de pesetas al ganador por parte de la sociedad que represente, y éstas realizan fichajes entre los mejores tiradores en pos de lograr una victoria. Esta competición es única y se caracteriza por una inscripción barata -2.000 pesetas-, lo que anima a muchos a optar a la victoria, que suele tener un premio en metálico de más de un millón de pesetas, además del extraordinario -el millón o el coche- si se representa a alguna sociedad de las grandes.Este montaje obedece a que la Copa de España siempre se disputa en las canchas de la sociedad a la que pertenezca el tirador que gane. Las de mayor prestigio ofrecen extraordinarios premios, en caso de victoria, a los que tiren en su representación, y hasta hay cifras en concepto de fichaje o, como mal menor, la oferta de pagarles la inscripción,

La Copa de España se disputará este año en Canto Blanco. Se espera que participe un mínimo de setecientos concursantes, con lo que el ganador podrá llevarse un mínimo también de 1.120.000 pesetas; es decir, el 80% de las inscripciones. Están previstos 10.000 pichones para el buen desarrollo de la competición, lo que supone un gasto de tres millones de pesetas.

La aceptación popular a esta competición viene derivada de que la suerte ocupa un lugar ciertamente destacado a la hora del triunfo. La prueba se desarrolla tirando cada tirador sobre un pichón. En el momento en que no se mate, se produce la eliminación. Como un disparo, máxime sobre un volátil, lo falla cualquiera, hay unas posibilidades reales de que los mejores tiradores queden eliminados a las primeras de cambio, siendo factible, por tanto, el que un tirador de mediana categoría pueda llegar hasta el final. Esta es la razón por la que muchos cazadores se inscriben en la prueba. Realmente se arriesga poco para ganar mucho.

El tiro de pichón nació oficialmente en Inglaterra, en el año 1856, dentro del club Olds Hats. Doce años después llegó a España y en Jerez de la Frontera se ubicó el primer club, el Gun. En Madrid comenzó a tirarse al pichón en 1917, precisamente en Canto Blanco, club que ya había nacido en 1898 para tirar al plato. Fue el rey Alfonso XIII, gran aficionado a la escopeta, el que inauguró la sección de tiro de pichón.

Desde entonces, el tiro de pichón ha ido en auge en España. Anualmente se disputan casi cien millones de pesetas dentro del calendario federativo y puede decirse que otros tantos en las pruebas que bajo diverso carácter se disputan por toda la geografía nacional. Ahora mismo la Federación Española lo considera como fuente de riqueza y ha manifestado que el tiro de pichón ha aportado a la renta nacional un total de 2.950 millones de pesetas en el quinquenio 1973-1978; 2.000 fueron en concepto de exportación y consumo interior en la producción de pichones, y 950, por la entrada en España de tiradores extranjeros. Ultimamente, la Federación desarrolla una campaña en favor de la cría de pichones para el tiro.

Este deporte tiene su mayor expansión en España e Italia. En Portugal también se practica, pero a menor nivel económico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de mayo de 1979