Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se presentó la Carta del Deporte de Madrid

Ayer fue presentada la Carta del Deporte de Madrid, que aprobó el pasado 26 de abril el Consejo Provincial de Deportes de la capital. Dicha carta fue enviada a diputados y senadores, ya que su objeto es que se tenga en cuenta para la elaboración de la ley del Deporte. Emilio Pradillo, presidente del Consejo Provincial de Deportes, y Jesús Almaraz, delegado provincial del Consejo Superior de Deportes, dieron una rueda de prensa en la que explicaron la actual situación deportiva en la provincia.Según manifestó Emilio Pradillo -elegido democráticamente por los distintos presidentes de las federaciones provinciales-, el Consejo Provincial, a la vista de la incertidumbre que rodea el deporte en la provincia en varios aspectos, ha querido poner en conocimiento de la legislación cuáles son las intenciones y los planteamientos que ellos tienen sobre el futuro del deporte en la provincia.

En el transcurso de la rueda de prensa, Emilio Pradillo admitió que el problema sólo tenía un nombre: dinero. Sin embargo, cuando fue preguntado por EL PAÍS si el problema no sería más que el dinero, el de la distribución de ese dinero, asintió y dijo que ese ya no era asunto de su competencia. No hace falta incidir en que la rueda de prensa tomó veladamente cierto matiz político, entre otras cosas porque cuando tomó la palabra Jesús Almaraz, elegido para el cargo por UCD y que casi siempre estuvo al lado de Pradillo, aquél afirmó que «la actividad en la provincia de Madrid era enorme y que -según reza en la Carta- hay en la provincia 300.000 federados y deportistas activos».

También en la Carta se hace una glosa acerca del «extraordinario desarrollo de la promoción deportiva realizado en la última década en la provincia de Madrid, conseguido gracias al esfuerzo de los municipios madrileños y de las federaciones, apoyados en la Diputación y en la antigua Delegación Nacional de Deportes». Es decir, según la versión ofrecida por, el Consejo Provincial, no se puede hacer más y mejor y, según palabras del propio Almaraz, «difícilmente los nuevos ayuntamientos superarán esta labor». Si no se ha hecho más, ha sido por falta de dinero, puntualizó Pradillo.

Por otro lado, se puso sobre el tapete el problema de los profesores de Educación Física, que, según se acordó, deben cobrar en tres partes iguales de la Delegación Provincial -que aseguró que había cumplido-, de la Diputación y del Municipio, que en varios casos no lo habían hecho. Esto provoca indudablemente una comprometida y difícil situación que no está solucionada.

Hubo palabras de Pradillo en las que afirmó que se debían utilizar más las instalaciones de todo tipo que hay en Madrid y su provincia y que había que llegar a una serie de acuerdos que permitieran un óptimo rendimiento de esas instalaciones. En otro orden de cosas, se insinuó claramente que las federaciones nacionales destinan muy poco porcentaje de sus presupuestos a las provincias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de mayo de 1979

Más información

  • Fue enviada a diputados y senadores