Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Escenas guerrilleras en Argüelles

De todos los madrileños es sabido que el barrio de Argüelles, y más concretamente la calle de Gaztambide, a la altura del número 24 -donde hay una serie de pasadizos comerciales- En este lugar, que desde hace dos años se ha convertido -los domingos- en «campo de operaciones» de bandas fascistas y extrema derecha, no hay paz posible entre seis y ocho de la tarde; los vecinos están cansados de presenciar las escenas de guerrillas que estos elementos realizan contra todo lo que se mueve, carreras palizas y toda clase de desmanes, atemorizando al vecindario.Dicen los vecinos de dicho centro comercial, que nada más empezar -la «caza de rojos»- se apresuran a llamar al 091, pero la mayoría de las veces y debido al tráfico de esas horas, cuando llegan, ya les ha dado tiempo a largarse rápidamente, ocultando cadenas, palos, guantes metálicos y hasta alguna pistola que otra.

Hace un mes, en este mismo lugar, propinaron una paliza a una joven que, según ellos, era «roja».

En algunas tiendas del barrio de Salamanca y particularmente en el pasadizo que hay para atravesar la Castellana a la altura de Colón, hay, unas tiendas especializadas en la venta de machetes de considerable tamaño, con la cruz gamada y la insignia de las SS alemanas, así como otros tipos de armas japonesas, sables, etcétera, a precios realmente interesantes, donde pueden ser adquiridos por toda clase de público y edades.

Pediríamos desde aquí a las autoridades que corresponda que se prohiba y se obstaculice este tipo de ventas, y también la total erradicación de todas las bandas paramilitares antidemocráticas, sean del color que sean, que siembran el terror y la alarma en todos los españoles, y particularmente, a los padres que tenemos hijos jóvenes, ante el temor de que sean manipulados por esa clase de lunáticos salvadores de la patria y les lleven a ser algún día criminales o las víctimas de éstos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de mayo de 1979