Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El viaje de Suárez a Argel forma parte de la "normalización de relaciones"

El servicio de prensa de Argel ha anunciado oficialmente el viaje del presidente del Gobierno español, sin añadir comentarios a la noticia. No obstante, medios argelinos consultados por EL PAÍS han puesto de manifiesto su interés por este desplazamiento. La visita del señor Suárez a Argelia debe permitir una reanudación del diálogo entre dicho país y España, prácticamente roto durante los últimos años. Esperada desde hace más de un año, la entrevista en la cumbre hispano-argelina fue suspendida tras la afirmación de Argel sobre la africanidad de las islas Canarias, y de la puesta en causa de los servicios españoles en el atentado contra Antonio Cubillo, líder del movimiento independentista canario.

La supresión de las emisiones del MPAIAC desde las ondas de Radio Argel apaciguó un poco las inquietudes de Madrid y abrió la vía a una normalización de relaciones. Desde hace algunos meses, los embajadores de España en Argelia y de Argelia en España se encuentran de nuevo en sus puestos, vacantes durante varios meses.Mientras tanto, lo esencial del contencioso reside, a ojos de Argel, en el reparto del antiguo Sahara español entre Marruecos y Mauritania, sin consulta a la población implicada. Aunque Argelia no puede esperar una vuelta atrás respecto a los acuerdos de Madrid, si puede esperar -se dice en medios argelinos- que España reconozca su responsabilidad en el futuro de su ex colonia. UCD ha reconocido ya al Frente Polisario; ¿puede esperarse que el Gobierno de Madrid esté dispuesto a hacer otro tanto? No puede excluirse un discreto encuentro en Argel entre un miembro de la delegación española y responsables saharauis. El Gobierno argelino, evidentemente, tratará de obtener, a través de un comunicado común, la prueba de la buena voluntad de Madrid.

Otros tenias políticos, tales como la seguridad del Mediterráneo y la eventual participación de España en la OTAN, serán evocados, sin duda. En el plan bilateral, las relaciones económicas estarán presentes en la visita, y se cree que el señor Bustelo, ministro español de Industria, acompañará al señor Suárez.

El importante proyecto de un gasoducto submarino para transportar gas natural argelino a varios países de Europa probablemente formará parte de las conversaciones, así como la eventual participación de sociedades españolas en proyectos argelinos.

Los intercambios hispano-argelinos cayeron fuertemente en 1976, y posteriormente se han incrementado; en 1978 las exportaciones españolas hacia Argelia (equipos industriales, textiles, productos alimenticios) se elevaron a 317 millones de, dólares, mientras las importaciones procedentes de dicho país, esencialmente petróleo, han alcanzado 165 millones de dólares.

El presidente Suárez, que será recibido por el primer ministro, con quien mantendrá varias sesiones de trabajo, tiene previsto un encuentro con el presidente de Argelia, Chadli. El señor Suárez viajará acompañado de los ministros españoles de Asuntos Exteriores e Industria, señores Oreja y Bustelo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de abril de 1979

Más información

  • Proyectos económicos en perspectiva