Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

El MIP-TV

Se clausura hoy en Cannes la quince edición del MIP-TV (Mercado Internacional de Programas de Televisión) en el que han participado más de 3.000 ejecutivos de las televisiones de 103 países (sobre un total de 156 países del mundo entero, 116 están en grado de mantener emisiones regulares de televisión), más de 1.200 compradores y vendedores de programas y unas seiscientas empresas de producción y distribución de programas.En el MIP se efectúan y culminan las más importantes operaciones comerciales e intercambios de programas que serán difundidos en esta y en la próxima temporada por los cuatrocientos millones de televisores repartidos por todo el mundo (EEUU, con 115 millones de receptores; la URSS, con sesenta millones, y Japón, con 27,5 millones, son los tres gigantes del consumo mundial de programas).

Estados Unidos consolida su poder de penetración en el mercado internacional con la oferta permanente de miles de programas que, por regla general, abundan en el éxito de géneros y fórmulas anteriores. La Worldvision, por ejemplo, que había distribuido Holocausto, lanza ahora al mercado una serie sobre el secuestro de Patricia Hearst, inspirada en las memorias del agente del FBI que dirigió las investigaciones. Otro programa norteamericano de mayor atracción es la biografía de la ABC sobre la vida del presidente Eisenhower, Ike. La MCA cuenta con la serie de ciencia-ficción Galáctica, que tendrá que competir con la franco-japonesa Goldorak y la norteamericana La batalla de los planetas. Esta última superproducción americana en dibujos animados, de la Sandy Frank Film Syndication, inspirada en el filme La guerra de las galaxias y dirigida, como las otras series, al público infantil, con un coste de producción próximo a los 340 millones de pesetas, parece que ya ha sido vendida al canal francés de la TF 1, a la RAI y a la BBC, y puede ser uno de los grandes negocios del Mercado de Cannes.

Sólo Gran Bretañan, entre las televisiones de Europa occidental, está en grado de competir discretamente con Estados Unidos, sobre todo por la calidad de los programas. Mientras la BBC propone la obra total de Shakespeare, la Thames concurre con una serie sobre la abdicación de Eduardo VIII y otra sobre el cine mudo de Hollywood, numerosos documentales de la firma Granada. Los japoneses abundan en dibujos animados con el gancho especial, para los consumidores, del Año Internacional del Niño.

Mientras Estados Unidos e Inglaterra pueden vender a cien países, España, como la mayoría, puede llegar más o menos a la docena. Los programas españoles más solicitados este año han sido, además de la fauna de Rodríguez de la Fuente, el Goya que ha dirigido Jesús Fernández Santos; El Camino, de Delibes, dirigido por Josefina Molina; La noche del licenciado, de Mercero, y Estrellas españolas de la ópera (todavía no emitida). TVE, cuyas transacciones aún no se han materializado, se orienta, en palabras de Autrán Arias-Salgado, subdirector y principal responsable de la delegación española, hacia la adquisición de series norteamericanas para el espacio Grandes relatos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de abril de 1979