_
_
_
_

La ciudad de Estelí, en manos de guerrilleros del Frente Sandinista

Trescientos guerrilleros componen las fuerzas rebeldes que desde el pasado domingo por la tarde penetraron en Estelí, ciudad situada a 150 kilómetros al norte de la capital nicaragüense, Managua.

Más información
"Nicaragua no es el Irán del sha"

Estelí, la ciudad nicaragüense que, con León y Masaya, vivió, en septiembre de 1978, dramáticos enfrentamientos entre la Guardia Nacional y el Frente Sandinista de Liberación, es escenario nuevamente de batallas abiertas entre ambos bandos, que han producido hasta el momento cerca de medio centenar de bajas.Como en la ofensiva de septiembre, la Guardia Nacional de Anastasio Somoza (quien se encuentra en Estados Unidos de vacaciones) está utilizando aviones y artillería pesada para reprimir a los combatientes sandinistas. Según las noticias procedentes de dicha ciudad, los guerrilleros ocupan la mayor parte de Estelí y los soldados son fuertes tan sólo en el cuartel de la Guardial Nacional.

Las acciones armadas de los guerrilleros se han extendido a otras tres ciudades del norte del país -El Sauce, Condega y Achuapas-, próximas a la frontera con Honduras.

El ataque sandinista a Estelí fue tan sorpresivo que no dio ninguna oportunidad de reacción a la Guardia Nacional acuartelada allí. De todas formas, la destitución del comandante militar de aquella plaza, Gonzalo Martínez, y su sustitución por Rafael Rodríguez Alvarenga, da a entender alguna negligencia en la defensa de la ciudad.

Los informes que provienen de la zona de los combates señalan que los sandinistas aparecen mucho más organizados y mejor armados que en la ofensiva de septiembre último. Disponen de columnas de aprovisionamiento dotadas con vehículos ligeros, armas automáticas y algunas piezas de artillería, con las que, según fuentes del Frente, han conseguido derribar dos aviones C-47 utilizados por la Guardia Nacional en los bombardeos de las zonas de combate.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Los observadores estiman que si los dirigentes del Frente Sandinista han decidido lanzar una ofensiva militar en toda regla durante los días de la Semana Santa, lo más probable es que en las próximas horas se abran nuevos frentes de lucha, posiblemente cerca de las fronteras con Costa Rica y Honduras. De esta forma, los guerrilleros obligan a la Guardia Nacional nicaragüense a dispersar sus esfuerzos y sus medios, y posibilitan caminos rápidos y fáciles de huida hacia las montañas de aquellos países fronterizos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_