Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Partido Regionalista de Cantabria, árbitro de la situación en Santander

El candidato de UCD, Juan Ormaechea, tiene grandes posibilidades de seguir ocupando la alcaldía de la que dimitió para presentarse a las pasadas elecciones municipales. A pesar de no contar con la mayoría más uno de los concejales electos, unidos los de UCD y AID, la decisión del Partido Regionalista de Cantabria (PRC) de apoyar a su candidato, Eduardo Obregón, y no al de la izquierda mejor situado, el socialista Jesús Cabezón, llevará a que sea designado el cabeza de la lista más votada, es decir, la centrista.

Insiste el PRC en hacer valer la candidatura de su número uno, lo que no considera «negociable», argumentando que «por encima de los intereses partidistas, los únicos intereses que deben estar en juego en el Ayuntamiento son los del pueblo de Santander», de los que ellos se consideran representativos. Esta decisión rompe de hecho el «compromiso autonómico» firmado con anterioridad a las elecciones municipales por todos los partidos de izquierda y el mismo PRC, mediante el cual se comprometían todos los concejales electos por dichos partidos en la lucha por la autonomía de Cantabria.

Por otra parte, en Torrelavega, las gestiones de UCD para conseguir los votos de la candidatura popular independiente parecen haber fracasado al inclinarse los concejales de dicha formación por el apoyo al socialista Manuel Teira, quien lograría una mayoría holgada para salir elegido: dieciséis de un total de veinticinco concejales, al contar con el apoyo, también, del PCE y la ORT.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de abril de 1979