Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garantías suplementarias norteamericanas a Israel

Estados Unidos e Israel firmarán en los próximos días un acuerdo por el que Washington se compromete a prestar un total apoyo político al Estado judío en caso de que fueran violados los términos del tratado de paz entre Israel y Egipto, que quedará sellado el lunes en la Casa Blanca.Este acuerdo, cuya existencia fue revelada ayer por el diario The New York Times y confirmada después por el Departamento de Estado, es una garantía más para Israel y está inspirado en dos memorándums que se firmaron en 1975 entre Washington y Tel Aviv, a raíz de la separación de fuerzas en la península del Sinaí.

El texto definitivo de este memorándum de acuerdo entre Estados Unidos e Israel no está ultimado todavía, pero las dos partes han presentado ya sus respectivos borradores. El ministro israelí de Asuntos Exteriores, Moshe Dayan, llegó ayer a Washington para discutir los detalles finales con el secretario de Estado norteamericano, Cyrus Vance.

El acuerdo se hará público en el momento de la firma y no necesitará de la aprobación del Congreso norteamericano. Altos funcionarios estadounidenses insistieron ayer en que se trata sólo de un «acuerdo político», y que no es ni un tratado defensivo ni una garantía de seguridad ofrecida por Washington a Israel.

Según el Times, el acuerdo consta de dos documentos separados. En el primero de ellos se dispone que si Egipto violara los términos del tratado de paz con Israel, Estados Unidos consultaría inmediatamente con Tel Aviv qué acciones tomar de modo conjunto. El segundo prevé que si en las Naciones Unidas se adopta alguna resolución que pueda ser contraria al tratado egipcio-israelí, Norteamérica utilizará los medios adecuados, incluido su derecho de veto en el Consejo de Seguridad, para contrarrestar tal acción perjudicial para el tratado.

Por otra parte, se supo también ayer que un documento anexo al tratado egipcio-israelí contiene un compromiso de Estados Unidos para garantizar a Israel suministros petrolíferos durante un período de quince anos. En los acuerdos de 1975 sobre separación de fuerzas en el Sinaí, Norteamérica se comprometió de forma similar, pero sólo por cinco años.

La cuestión de la retirada israelí de los campos petrolíferos de la península del Sinaí continúa siendo la única dificultad pendiente para la firma del tratado de paz. Israel quiere permanecer en los pozos de petróleo nueve meses más, tras la firma del acuerdo de paz, mientras que Egipto pretende que se retire en un plazo de seis o siete meses.

Mientras delegaciones de nivel medio ultiman esos detalles, la Casa Blanca acelera los preparativos para la solemne ceremonia de la firma, que será definitivamente el lunes a las dos de la tarde, hora local (ocho de la noche en Madrid). Una gigantesca carpa roja y amarilla se ha instalado en el jardín de la Casa Blanca, y está previsto que Carter, Begin y Sadat se dirijan al Congreso norteamericano el martes por la mañana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de marzo de 1979

Más información

  • En caso de que el acuerdo sea violado