La URSS, acusada de no respetar los derechos sindicales

El consejo de administración de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), reunido en pleno (veintinueve representantes gubernamentales, catorce delegados trabajadores y catorce representantes empresariales), examinó ayer dos quejas presentadas por la CIOSL y la CMT (Confederación de Organizaciones Sindicales Libres y Confederación Mundial de Trabajadores) en contra del Gobierno soviético por «represión a las manifestaciones en favor de un sindicalismo libre».Es la primera vez en la historia de la OIT que la URSS aparece en el banquillo de los acusados por razones de libertad sindical y la segunda vez que un país del Este es motivo de examen por las mismas razones. En el anterior consejo de administración el Gobierno checoslovaco fue acusado también de violación de los derechos sindicales.

Las quejas de la CMT y la CIOSL fueron implementadas con sendos documentos en los cuales se denuncia que un grupo de trabajadores se encuentra en prisión o internados en hospitales psiquiátricos por el hecho de haber intentado la creación de sindicatos libres.

En lo sustantivo, el consejo de la OIT expresó su deseo de saber, con claridad, si en la URSS «es legalmente posible o imposible crear una organización sindical independiente del Estado y del Partido Comunista».

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción