Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hermanos Duque deben al Rural unos 8.000 millones

El Ministerio de Hacienda ha detenido los trámites encaminados a incluir al Banco Rural y Mediterráneo en la órbita del holding de Patrimonio, a la vista de determinadas irregularidades en la concesión de créditos a sus antiguos propietarios (38% del capital), los hermanos Duque, según una información publicada por la revista Actualidad Económica.Al parecer, una de las auditorías realizadas por encargo de Hacienda en el Rural ha detectado la concesión de créditos por valor de 7.200 millones de pesetas; aproximadamente un tercio del total de créditos concedidos por la entidad. A partir de la evidencia de supuestas irregularidades en la concesión y amortización de los citados créditos a empresas propiedad de los hermanos Duque, se ha determinado la hipoteca de la práctica totalidad de las propiedades de ambos, cuya valoración inicial estimativa se cifra en torno a los 4.000 millones de pesetas. Esta cifra, sin embargo, parece ser que no cubre totalmente las obligaciones pendientes de los señores Duque con el Banco Rural y Mediterráneo, que pudieran alcanzar incluso los 8.000 millones de pesetas, según Actualidad Económica. La cobertura de estas obligaciones pudiera quedar garantizada -se piensa en el Ministerio de Hacienda- con el paquete accionarial que hasta hace dos meses poseía la familia Duque y que en estos momentos se encuentra en poder de una empresa Filial del banco, Bonafé, aunque hasta el momento no han sido pagadas.

Un banco con historia

El Rural y Mediterráneo surgió de la fusión de los dos bancos que engloba en su denominación, adquiridos ambos por Secretaría General del Movimiento, en la década de los cuarenta. Posteriormente, cuando fue creada como ente autónomo la Organización Sindical, la participación del banco fue dividida entre ésta y la Secretaría General del Movimiento, manteniendo los hermanos Duque el paquete que ya poseían en una de las entidades fusionadas. En 1974, siendo ministro titular de la Secretaría General del Movimiento José Utrera Molina, este departamento vendió su participación en el Rural a la Organización Sindical, momento, en el que los hermanos Duque intentaron aumentar su participación y hacerse con el control del banco. Meses después, el señor Utrera Molina fue designado presidente del Rural y Mediterráneo y durante su mandato se intentó una nueva operación para ceder el control del banco a los hermanos Duque, a los que incluso llegó a formular una oferta concreta el entonces ministro de Relaciones Sindicales, Alejandro Fernández Sordo. La misma oferta se reprodujo por parte del siguiente titular de la cartera, Enrique de la Mata.Tras la disolución del aparato verticalista de la OS, la titularidad de las acciones del Rural pasó a la AISS (Administración Institucional de Servicios Socioprofesionales) y el Consejo de Ministros determinó hace varios meses que, tras la disolución del peculiar organismo, las acciones pasaran al Patrimonio del Estado. Posterionnente, Hacienda decidió adquirir el control absoluto del banco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de enero de 1979