Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Termina el plazo de enmiendas al documento episcopal sobre matrimonio y la familia

Ayer terminó el plazo previsto por la comisión episcopal de Apostolado Seglar para que los obispos españoles remitieran enmiendas a la misma sobre el documento del matrimonio y la familia y para que enviaran sus votos -sí, no o iuxta modum (condicional)- sobre el documento. La XXX Asamblea Plenaria del Episcopado español, que se reunió en Madrid a últimos de noviembre pasado, rechazó primero un documento elaborado por la comisión de Apostolado Seglar y posteriormente aceptó otro, que fue enviado a los obispos el pasado 7 de diciembre.Las líneas del documento que se sometió a la asamblea plenaria del episcopado reiteraban el conocido pensamiento de la jerarquía eclesiástica sobre la familia y el matrimonio, y hablaban, entre otros temas de «los grandes desafíos a la familia de hoy», donde se enumeraban los siguientes: « 1.º Existe una contestación bastante amplia, principalmente en los sectores de la juventud, sobre el matrimonio como institución, tanto social como eclesial. 2.º Se habla del aborto como de una conquista de los tiempos modernos. Incluso se ha dicho en algún periódico -no entiendo en qpé razones puede fundamentar su afirmación, comentaba el cardenal Tarancón, presidente de la Conferencia Episcopal española- que el aborto es una exigencia de la democracia. 3.º Se considera la planificación familiar y la regulación de la natalidad como exigencias ineludibles del momento que está viviendo la humanídad. Y se da a entender que todos los medios son lícitos para conseguir esos objetivos. 4.º Se habla del divorcio vincular como de una necesidad imperiosa que es necesario satisfacer. Y se hace una campaña divorcista con una ligereza que, por lo menos, asombra y asusta. 5.º Se quiere dar a las relaciones prematrimoniales un sentido y un alcance que alarma lógicamente a todas las personas sensatas.»

El cardenal Tarancón, en su discurso de apertura de la Conferencia Episcopal, enumeró los cinco temas citados y habló de algunos cambios de interpretación a la luz de los avances científicos, ante lo que señaló que «nosotros, los obispos, como maestros auténticos, no podemos apartarnos (...) de la línea magisterial de la Iglesia universal». El presidente de la conferencia de obispos españoles matizó que, «aunque la palabra de Dios habrá de entenderse e interpretarse teniendo en cuenta todos los progresos de las ciencias humanas -siempre que esos progresos sean ciertos-, la Iglesia tiene el deber de velar para que el cambio de continente no pueda alterar lo más mínimo el contenido de lo que ha sido revelado por Dios».

A partir de este momento, la comisión episcopal de Apostolado Seglar recogerá las enmiendas y reelaborará el texto del documento, que se remitirá de nuevo a los obispos para que lo estudien las diócesis y voten por correo, según informó Europa Press. El próximo 25 de enero se derivará a las diócesis y el 10 de febrero terminará el plazo de votación. En esta votación sólo se dirá sí o no.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de enero de 1979