Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex comandante Luis Otero acusa a ETA de provocar a las Fuerzas Armadas

«No cabe duda que el tema del terrorismo es el principal acicate que tienen actualmente importantes sectores de las Fuerzas Armadas para afirmarse en su rechazo al proceso democrático», dijo ayer en Granada, en el curso de una rueda de prensa celebrada en el club Larra, el ex comandante del Ejército y miembro fundador de la va desaparecida Unión Militar Demócrata, Luis Otero.En la reunión con los informadores granadinos estuvo igualmente presente el fiscal de la Audiencia de Madrid y uno de los fundadores de Justicia Democrática, Jesús Vicente Chamorro, expedientado hace unos meses por orden del fiscal del Tribunal Supremo, a raíz de su intervención en un programa televisivo sobre los errores judiciales. Tanto Otero como Chamorro se encuentran en Granada para participar en un. ciclo de conferencias organizado por el club Larra sobre el tema Violencia, terrorismo y proceso democrático.

«A pesar de que el militar, en general, es persona de orden -dijo el señor Otero-, si a ello se suma que ya ha habido atentados personales contra miembros del Ejército, que las fuerzas de orden público están directamente vinculadas hoy día al Ejército y que, además, cierta prensa con gran difusión en los cuarteles, como El Imparcial o El Alcázar, no deja de asociar el fenómeno terrorista con el proceso democrático, se comprende entonces que la idea del rechazo a la democracia se encuentre aún fuertemente arraigada en determinados sectores militares.»

«Yo creo -añadió el ex comandante- que quizá lo que, en definitiva, esté buscando la propia ETA sea, precisamente, el provocar esa intervención del Ejército en el País Vasco que algunos propugnan, con el fin de que se diera una situación de país ocupado militarmente, con todas sus características y connotaciones políticas. Concretamente, yo he oído alguna vez hablar a personas en el sentido de que la forma de acabar con el problema vasco sería, por ejemplo, llevar al Tercio de la Legión, actualmente en Fuerteventura, y hacerlo desembarcar directamente en las playas vascas, en una operación similar a la del año 34, durante la revolución de octubre en Asturias.»

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de diciembre de 1978