El PSOE expresa al Rey su reconocimiento a la Monarquía aceptada por el pueblo

La comisión ejecutiva del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) expresó ayer al rey don Juan Carlos su reconocimiento de la Monarquía parlamentaria, una vez que el pueblo ha dado su aprobación a la misma como forma del Estado, y sugirió la conveniencia de que se celebren elecciones a fin de que el poder civil esté «a la altura de las circunstancias» que la nueva etapa requiere. Durante la audiencia, don Juan Carlos anunció a los socialistas su decisión de «sancionar solemnemente» la Constitución.

Más información
Casi una hora de audiencia
Felipe González: "Nos gustaría que el Rey jurase la Constitución"

El secretario general del PSOE expuso ante el Rey el significado histórico de esta fecha, destacando que es la primera vez en cien años que una dirección colegiada del Partido Socialista acude a ver a un rey de España, y destacó especialmente que ese reconocimiento de la Monarquía no podía haberse producido antes del referéndum constitucional, dada la trayectoria y la historia del partido, ni tampoco después del mismo, sino en el preciso instante en que se produce la aprobación por el pueblo de una Constitución que establece la Monarquía como forma política del Estado español. Felipe González añadió que los socialistas agradecen al Rey la voluntad política demostrada en llevar adelante el proceso de transición de un régimen autoritario a un régimen democrático.Tras esta exposición de carácter general, el secretario general del PSOE expresó que su partido se muestra dispuesto a defender la Constitución, y espera que todas las instituciones del Estado hagan lo mismo. Posteriormente dijo que la lucha socialista es «la lucha por una España cada día más libre, justa y solidaria», y mostró su preocupación por varios problemas en este orden:

-La grave crisis económica por la que atraviesa el país, con su exponente más lacerante en el paro obrero.

-El terrorismo, que prácticamente ha relegado al anterior en el primer plano de los problemas nacionales, y los intentos desestabilizadores de la extrema derecha.

-Una serie de retos planteados a la sociedad española, entre ellos la estructuración organizativa del Estado en el marco de las autonomías, que debe garantizar el respeto a la personalidad de los pueblos y en el que la solidaridad de toda la nación ha de ocupar el lugar que le corresponde.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

-La necesidad de que España ocupe el lugar adecuado en el concierto de las naciones, con una actitud de solidaridad hacia los pueblos oprimidos y de independencia frente a los países que utilizan la prepotencia como criterio fundamental en las relaciones internacionales.

Finalmente, Felipe González manifestó al Rey la preocupación de los socialistas por la posibilidad de que el poder civil no esté a la altura y la preparación que demanda la participación del pueblo en las tareas citadas, y en este sentido dijo ante el Rey que debe haber un calendario político preciso: elecciones municipales y elecciones generales, que son necesarias para que el poder civil gane en autoridad y en credibilidad.

Terminada la exposición del secretario general del PSOE, el Rey contestó con unas palabras en las que, tras agradecer la visita de la ejecutiva del PSOE, expresó su agradecimiento a este partido y al resto de las fuerzas políticas «por haber elaborado la Constitución, que ha de regular nuestra convivencia democrática en el futuro».

«Estoy también seguro de que, alcanzado el objetivo de disponer de una Constitución que estaré muy honrado en sancionar con la solemnidad que la ocasión requiere, pondremos todo nuestro empeño en seguir trabajando en paz y armonía.» Dijo a continuación que, si importante es la ley, más importante es aún la buena voluntad de los hombres que han de cumplirla, y «esa buena voluntad solicito de todos». Terminó diciendo: «La Monarquía tiene que ser integradora y estar por encima de divergencias, procurando en todo momento armonizarlas para extraer el principio común que debe impulsarnos: conseguir el bien de España.»

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS