Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Temor a posibles enfretamientos en las manifestaciones convocadas para hoy en Bilbao

En un ambiente de temor y cierta confusión se espera hoy en Bilbao la celebración de las dos manifestaciones de carácter opuesto convocadas para las cinco y media de esta tarde por el PNV y la izquierda abertzale. La primera, para combatir la violencia de cualquier signo, y la segunda, para apoyar a los gudaris (soldados vascos) de ayer y de hoy.

El miedo a posibles enfrentamientos ha aumentado al conocerse la noticia de que el Ministerio del Interior ha desplazado a la capital vizcaína fuerzas especiales de la Policía Armada para impedir la marcha de los abertzales, que ha sido prohibida por el Gobierno Civil de Vizcaya, y garantizar la de los nacionalistas.Aunque las mismas fuentes han señalado que su propósito es el de evitar cualquier choque entre los dos grupos, los abertzales ya declararon al hacer pública su convocatoria que si no les dejan manifestarse les arrastrarán contra la movilización de los nacionalistas.

Mientras a nivel de calle crece la expectación, no han cesado hasta última hora los pronunciamientos públicos de partidos y organizaciones sindicales. Tanto ETA como el Movimiento Comunista de Euskadi se han situado en contra de las dos manifestaciones y han pedido a las fuerzas convocantes que asuman la grave responsabilidad de provocar el enfrentamiento entre las fuerzas vascas.

En este mismo sentido se han manifestado cinco de los seis militantes de ETA condenados a muerte en el consejo de guerra de Burgos. En estas mismas páginas se recogen las razones que han movido al PNV a convocar la manifestación en declaraciones de su presidente.

Pasa a

página 15

División entre las fuerzas políticas y sindicales ante las manifestaciones

(Viene de primera página)

Las dos fracciones de ETA han atacado, por su parte, al PNV, pero mientras los milis han prestado su apoyo a la marcha de los abertzales, los polis-milis han preferido no pronunciarse. ETA (p-m) ha señalado que el PNV perdió el pasado mes de julio excelentes oportunidades para manifestarse. En su comunicado justifican, por otra parte, el empleo de la lucha armada, «para garantizar las conquistas populares y disuadir a la oligarquía de posibles tentaciones para regresar a la dictadura».

Si las fuerzas políticas aparecen profundamente divididas ante estas dos convocatorias, no ocurre menos a nivel sindical. El apoyo incondicional prestado a la manifestación del PNV por CCOO no está exento de contradicciones, ya que los navarros han decidido abstenerse.

En el seno de UGT se han registrado contestaciones de signo contrario. Mientras la ejecutiva de Euskadi ha optado por no acudir a la manifestación del PNV, los comités provinciales de Guipúzcoa y Navarra han anunciado su participación.

El PNV responde a ETA

«Quienes nos hemos pronunciado por el rechazo inequívoco de la pena de muerte, aun a manos de tribunales regulares, no podemos contemplar impasibles tantas muertes violentas a nuestro alrededor, dice el PNV en un extenso comunicado hecho público ayer para reafirmar su manifestación y contestar a las acusaciones vertidas, entre otros, por ETA militar.

Los nacionalistas señalan que no pueden permitir que se juegue trágicamente con el porvenir del pueblo vasco, sometiéndole al riesgo de una nueva dictadura, de la ruina económica o la subversión de sus principios éticos.

A la acusación de ETA de no haber conseguido nada por la lucha parlamentaria, contesta el PNV apelando al testimonio de los nacionalistas catalanes, que han reconocido el mérito de los parlamentarios vascos al sacar adelante el artículo 149 de la Constitución, que permite la transferencia de competencias estatales.

El PNV manifiesta también que acudió a las elecciones con el propósito, entre otros, de que se completara la amnistía y señala que poco después de las elecciones no había, en efecto, ningún preso político en las cárceles.

Señala, por otra parte, que no se le puede reprochar su falta de defensa del derecho de autodeterminación, cuando intentaba a cambio sacar adelante los derechos históricos del pueblo vasco.

«El impuesto revolucionario -dice la nota-, eufemismo del término extorsión, con el que un grupo que se autoadjudica tal misión pretende defender al pueblo trabajador vasco. está justificando el retraimiento de las inversiones. favoreciendo el paro y la recesión. Y sin entrar en otras consideraciones. significa escamotear su función a los sindicatos y fuerzas representativas del movimiento obrero.»

El PNV añade que afirmar que ETA no se ha enfrentado a la política del PNV es tanto como no valorar la incidencia de sus actuaciones en momentos políticos cruciales. Señala, entre otras, las siguientes coincidencias: cuando el PNV gestiona la amnistía se producen las muertes de Ybarra y Unceta, proliferan los atentados cuando se negocia el preautonómico, cuando los diputados nacionalistas llegan a un momento clave del debate parlamentarlo se produce la muerte de un general y de un teniente coronel, se mata a un marino cuando los senadores se encuentran en la misma situación, la concentración de Olarizu se ve enmarcada también por tres muertes violentas.

Manifiesta, por último, el PNV que para todo aquel que no sea ciego está claro que la condena de la violencia y la petición de que se abandone la lucha armada tiene que adjudicarse aquí y ahora en una medida fundamental a ETA, aunque sea de justicia denunciar otras violencias que, por desgracia. existen, y que, a veces, son resultantes de una larga trayectoria política.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de octubre de 1978

Más información