Preautonomías

El presidente de la Generalidad deberá ser diputado del Parlamento catalán

La elección del presidente de la Generalidad por y entre cada uno de los diputados del Parlamento catalán y la existencia de una sola Cámara en Cataluña, constituyen los acuerdos más importantes a los que ha llegado la Comisión de parlamentarios catalanes encargada de la redacción del estatuto de autonomía, reunida en Barcelona los pasados 19 y 20 de septiembre.

La comisión de los veinte acordó que la figura del presidente de la Generalidad quede establecida en el anteproyecto de estatuto como representante del Rey en Cataluña, siendo nombrado por éste después de su elección entre los diputados que hayan sido elegidos por sufragio para formar el Parlamento catalán. Ello representa que Tarradellas, de continuar con la idea de presentarse a las elecciones de presidente de la Generalidad plena -idea nunca expresada públicamente, pero de la que no dudan los parlamentarios-, debería primero concurrir a los comicios y conseguir un acta de diputado en las filas de un partido o coalición, lo cual dificulta la operación.En cuanto a la existencia de una sola Cámara en la configuración de la Cataluña autónoma, la traducción directa en el panorama político es el fracaso de los intentos de los grupos de centro y centro derecha de incluir en el Parlamento una segunda Cámara. Para estos grupos la existencia de una segunda Cámara equilibraría la presencia de la izquierda en el Parlamento catalán en el caso de que, como se prevé, se repitieran los resultados electorales del pasado 15 de junio.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS