Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aplazadas las declaraciones sobre le caso Atocha

El juez titular del Juzgado Central número 1, que instruye el sumario por la matanza de la calle de Atocha, decidió ayer aplazar la toma de declaración como testigos de los principales dirigentes de la extrema derecha, como consecuencia de la insistencia de la acusación privada en que no debían estar presentes en la diligencia abogados defensores de los procesados, petición que fue aprobada por el fiscal.

Para la mañana de ayer estaban citados a declarar Pedro Rodrigo Martínez, antiguo director de la revista Fuerza Nueva; Luis Fernández Villamea, redactor-jefe de la misma; y Blas Piñar, presidente del partido Fuerza Nueva. Sólo el primero llegó a prestar declaración ante el juez Rafael Gómez Chaparro.Los tres testigos habían llegado al Palacio de Justicia poco antes de las diez y media de la mañana, por la puerta secundaria que da a la calle del Marqués de la Ensenada, eludiendo a los periodistas que esperaban en la puerta principal. Una vez dentro, Blas Piñar hizo saber por medio de los abogados que le acompañaban, José Zugasti y José Heras, que no haría declaraciones.

En primer lugar pasó a declarar ante el magistrado el director de Fuerza Nueva, Pedro Rodrigo. Estaban presentes en la sala los abogados de la acusación particular, Cristina Almeida, José María Mohedano, José Luis Núñez y Jaime Miralles, así como Adolfo Sánchez Vaz, en nombre del Colegio de Abogados. Asimismo, estaban presentes el fiscal y dos abogados de Francisco Albadalejo, procesado clave. Se trata de Pedro Martín y Marbán Pavón.

En este momento, los acusadores privados insistieron en que no era procedente la presencia de los defensores, como ya habían dicho ¿n el recurso que presentaron el martes sobre esta cuestión. Ante la actitud del juez de mantener su decisión de que estuvieran presentes los defensores, la acusación privada pidió que informase el fiscal, que el día anterior no había estado presente.

El fiscal, de acuerdo con la acusación privada

El ministerio fiscal se mostró de acuerdo con la acusación privada, ya que según los artículos 302 y 316, en relación con el 435, de la ley de Enjuiciamiento Criminal, no pueden estar presentes los abogados defensores en una prueba testifical de pura investigación, sin relación con los procesados.

Dada la situación planteada, el juez decidió aplazar las testificaciones hasta que resuelva el recurso planteado por los acusadores, y dijo a éstos que «creía que ustedes tenían interés en practicar esta diligencia, pero ahora veo que no lo tienen». A ello contestaron los miembros de la acusación: «Usted sabe que hace ya año y medio que venimos insistiendo en hacer esta prueba, pero exigiendo las debidas garantías.» Blas Piñar y Pedro Fernández ,Villamea, que se encontraban esperando en la secretaría del juzgado, abandonaron el Palacio de Justicia inmediatamente después de serles comunicado el aplazamiento de su testimonio.

Lo mismo hizo el dirigente de los Guerrilleros de Cristo Rey, Mariano Sánchez Covisa, que se había reunido con los señores Piñar y Fernández Villamea, aunque no estaba citado a declarar hasta hoy. También estaba citado para el jueves Ricardo Manteca López. El martes testificaron Raimundo Fernández Cuesta, Juan García Carrés y Claudio Grande Encinas, en el comienzo de la prueba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de septiembre de 1978

Más información

  • El fiscal coincidió con la acusación privada en que no podían estar presentes los abogados defensores