_
_
_
_
_

El jefe superior de Policia de Bilbao niega haber maltratado a nadie

El nuevo jefe superior de policíadie Bilbao, Manuel Ballesteros, en re spuesta a las acusaciones de ha ber inferido malos tratos a deteni dos en el año 1975, cuando era co misario de Policía en San Sebastián, manifestó ayer que nunca ha maltratado a nadie y menos a una persona que se encontrara herida. El señor Ballesteros alude en esta frase a Juan Miguel Goiburu Goyerri, en la actualidad militante de ElA (Partido para la Revolución Vasca), quien ha declarado que en un interrogatorio del que fue objeto en 1975, después de la muerte de un policía y un guardia civil en Vizcaya, el señor Ballesteros «me estuvo golpeando con las dos manos, a placer».

Respecto a esta acusación, el hoy jefe superior de policía de Bilbao ha declarado que a Goyerri le conoció personalmente al ser detenido en la primavera de 1975: «Tuvo un enfrentamiento con la policía y resultó herido en un hombro; por esta razón y porque era un miembro importante de ETA en aquellos años hablé varias veces con él. No obstante nunca hice uso de la violencia, ni permití hacer uso de ella bajo mis órdenes.»

En cuanto a las afirmaciones de otros dos ex presos, Iñaki Albistur y J. Egana, de que si bien no les había golpeado personalmente había estado presente cuando otros lo hacían, el señor Ballesteros manifestó que no los conoce. Estos últimos afirmaron a su vez que la estancia del señor Ballesteros en la comisaría de San Sebastián, que coincidió con el último estado de excepción franquista, fue la época de mayor represión que se conoció en Guipúzcoa.

El jefe superior de policía de Bilbao añadió que no piensa tomar ninguna medida con respecto a estas declaraciones, porque no es de su competencia y porque «he venido a trabajar», dijo, «y no a polemizar». «Me ha dolido esa información -añadió- por lo que pueda pensar el ciudadano que no me conozca. Quien quiera puede informarse en La Coruña de mi comportamiento durante dos años en aquellas tierras. Soy un hombre abierto al diálogo y no creo que una persona cambie su carácter de la noche a la mañana.»

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_