El general Haig, contra el expansionismo soviético

El comandante supremo de las fuerzas de la OTAN para Europa, general Alexander Haig, declaró ayer que Occidente debiera contener el expansionismo militar soviético a nivel internacional.

Haig dijo que es tarea del mundo occidental vigilar el poder global soviético y no sólo mantener un equilibrio militar en Europa central, aunque esa zona continúa siendo vital.

El general Haig hizo sus declaraciones al finalizar una conferencia sobre armamento de la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

Aunque evidentemente la Unión Soviética ha fracasado en los países del Tercer Mundo a largo plazo, dijo el general Haig, a la vista de la aparición de bases navales soviéticas en el mar Rojo y en el océano Indico, se preguntó si era lógico tolerar tales actividades a corto plazo.

Gran parte de la base de influencia soviética en unos veinte Estados africanos es el armamento, dijo Haig, entregado a países del Tercer Mundo a un ritmo de 4.000 millones de dólares anuales.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 27 de junio de 1978.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50