Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PCE pide el voto masivo para la Constitución

El pleno del Comité Central del Partido Comunista de España, reunido este fin de semana en Madrid, ha efectuado un llamamiento para «hacer del referéndum constitucional un gran acto de afirmación democrática, mediante la participación masiva de los electores con su voto afirmativo a la Constitución».

En un largo comunicado hecho público al término de su reunión, el Comité Central del PCE señala que, aunque el proyecto de Constitución mantiene preceptos que no son totalmente satisfactorios para los comunistas, «constituye en su. conjunto un texto plenamente aceptable por la clase obrera y demás sectores populares, por cuanto reconoce una amplia gama de derechos fundamentales, proclama sin equívocos la soberanía del pueblo, establece un sistema parlamentario, abre las puertas a las transformaciones sociales y económicas de signo progresista y crea las bases para la organización de un amplio sistema de autonomías.Según el Comité Central del PCE, «la aprobación de la Constitución significará la liquidación de la legalidad franquista y el comienzo efectivo de una nueva legalidad democrática, que luego habrá que extender a todos los aspectos de la vida social de España mediante un programa de acción legislativa, en el que se refleje el principio fundamental de la nueva Constitución: la soberanía del pueblo».

Además del tema constitucional, el comunicado del Comité Central del PCE aborda también otros temas, como el retraso de las elecciones municipales, el problema del paro y la necesidad de elaborar un plan económico de una duración de tres a cuatro años, continuación de los pactos de la Moncloa, que supondría la posibilidad de llevar a la práctica un nuevo modelo de desarrollo para la economía española. Este plan tendría los siguientes ejes fundamentales: 1) un papel más activo del sector público dentro de una financiación no inflacionista, lo que exige una democratización real de los aparatos del Estado; 2) una nueva estructura productiva prestando la atención necesaria a la agricultura y a los sectores industriales con mayor capacidad de generación de empleo, en los que desempeñan un importante papel la pequeña y mediana empresa; y 3) unos órganos de control político y democrático.

Mientras los responsables de la marcha del país deciden llevar o no a la práctica el plan económico propuesto por los comunistas, éstos consideran que de inmediato debe ponerse en práctica un plan de emergencia contra el paro, que vendría a reforzar las medidas que se están ya aplicando en este terreno en virtud de los pactos de la Moncloa. Este plan, circunscrito exclusivamente a la lucha contra el paro, se basaría en los siguientes puntos: 1) un programa extraordinario de inversiones públicas que comenzaría a desarrollarse en el segundo semestre de 1978 por un importe en torno a 80.000 millones de pesetas y de aplicación a proyectos concretos, especialmente a las zonas más deprimidas; 2) medidas urgentes respecto a fincas no cultivadas o deficientemente cultivadas; 3) medidas específicas adicionales sobre el empleo juvenil; 4) plan de viviendas sociales, preferentemente en zonas con paro elevado, y 5) vinculación del subsidio de paro con el empleo comunitario bajo el control de las organizaciones sindicales, y la extensión inmediata del seguro de desempleo a todos los trabajadores en paro, tanto de la industria como de la agricultura.

Respecto a las elecciones municipales, el Comité Central del PCE afirma que no existen argumentos para demorar por más tiempo estas elecciones y reitera una vez más «su voluntad de participar en coaliciones con los partidos democráticos como el medio de derrotar a los caciques y poner fin a la corrupción e inoperancia».

El Partido Comunista de España presentó ayer sus cuentas al Ministerio del Interior para su posterior revisión por el Tribunal de Cuentas, tal y como ordena la ley de Asociaciones Políticas. Según el informe presentado, el PCE tuvo unos ingresos de 357 millones de pesetas y unos gastos de 405 millones, desde la fecha de su legalización, en el mes de abril de 1977, hasta el 31 de diciembre del mismo año.

Ingresos y gastos en 1977

En el capítulo de ingresos figuran, entre otras, las siguientes partidas: 43.967.325 pesetas por subvención estatal para las pasadas elecciones legislativas; 4.131.200 pesetas, por nómina de parlamentarios; 1.293.985, por recuperación de fianzas; 15.271.400, por campaña electoral de las elecciones legislativas, y 4.716.975 pesetas, por matrices de carnets de afiliados. En el capítulo de gastos se incluyen la nómina de personal, 36.244.673 pesetas; gastos de la campaña electoral, 141.309.409 pesetas, y gastos de propaganda, 40.575.792 pesetas. El déficit actual del PCE, justificado a través de créditos, es de 48.035.257 pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de junio de 1978

Más información

  • Prevé un plan económico, continuación del pacto de la Moncloa