Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rodríguez Sahagún: "El estatuto de la empresa pública pretende plasmar la democracia industrial"

Con la sola presencia del titular del Ministerio de Industria y Energía, Agustín Rodríguez Sahagún, se clausuró ayer el VIII Congreso de las Empresas Públicas Europeas (CEEP), que durante los últimos tres días se ha venido celebrando en Madrid.

La única presencia del señor Rodríguez Sahagún -el señor Calvo Sotelo hizo acto de presencia en un intermedio de las sesiones- como representante del Gobierno, tanto en la inauguración como en la clausura, ha sorprendido a los asistentes -relevantes personalidades del sector público de todos los países de la CEE-, que han comentado a diferentes niveles la escasa importancia que se ha dado a este congreso por la Administración española, máxime teniendo en cuenta la existencia de un proyecto de Estatuto de la Empresa Pública en España.El congreso, que ha transcurrido sin especial relevancia en las ponencias presentadas, concluyó haciendo públicas una serie de conclusiones de las cuales destaca el crecimiento del ámbito de las empresas públicas en Europa. Como media, la empresa pública en Europa emplea el 10% de la población activa no agrícola (en España, menos del 4%); genera el 12% del valor añadido de los sectores industriales y comerciales (en España, menos del 5%); e invierte el 24% de la formación bruta de capital fijo de la economía no agrícola (España, el 19 %). Como promedio puede afirmarse que la empresa pública en España tiene un peso relativo en la economía de la mitad que en la CEE.

Otras conclusiones son: necesidad de clarificar las relaciones entre el Estado y las empresas públicas; coordinar la actuación de las empresas públicas; sometimiento de la actuación de las empresas públicas a las reglas del mercado con criterios de rentabilidad, eficacia y economicidad; creciente importancia del papel de las empresas públicas en la resolución de los problemas surgidos de la crisis económica; necesidad de instrumentar una política industrial comunitaria a nivel global; existencia de diversidad de formas jurídicas, cada una de ellas adaptada a las funciones, objetivos y fomento de la cooperación internacional entre empresas públicas europeas, buscando fórmulas flexibles de integración que contribuyan al fomento de las economías de los países en vías de desarrollo.

El ministro de Industria y Energía, Agustín Rodríguez Sahagún, en su intervención de clausura señaló que con el Estatuto de la Empresa Pública se pretende plasmar definitivamente la idea de la democracia política, ya que es el único sistema de organización económica que ha permitido la consolidación de los regímenes democráticos.

El ministro de Industria y librio que debe mantener la empresa pública: entre la consecución de objetivos sociales y la persecución de una rentabilidad con sentido empresarial, entre la autonomía funcional, y el control efectivo de la empresa pública, y entre una adaptación de este tipo de empresas a las circunstancias coyunturales y la necesaria planificación a corto plazo.

Por su parte, el presidente del INI, señor De la Rica, indicó que este organismo tratará de incorporar a los contactos establecidos entre las empresas públicas europeas al resto de las español as, para participar cada vez más activamente en los importantes temas que trata la CEEP, a la vez que expresó la necesidad de colaboración de todas ellas a nivel europeo y, especialmente, hacia países en desarrollo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de junio de 1978

Más información

  • Clausura del congreso de la CEEP