Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Legalizada la Asamblea Nacional Popular Gallega

A pesar de que no ha habido todavía reacciones oficiales de la izquierda gallega, es evidente la satisfacción causada por el hecho de que al fin el Gobierno haya legalizado a la Asamblea Nacional Popular Galega,(ANPG), cuyos estatutos fueron presentados en mayo de 1977.En diversas ocasiones los partidos políticos de izquierdas y más de 50.000 firmantes de varios escritos se manifestaron a favor de la legalización de este grupo político y de la Unión do Pobo Galego, único partido que queda ahora por legalizar en Galicia, aparte del Partido Obreiro Galego, cuyo registro oficial está en trámite.

La ANPG fue creada en 1975 y se dio a conocer en Portugal. Un año después saltó a la luz pública, aunque dentro de la clandestinidad, en Galicia, y pasó desde entonces por diversos reajustes y discrepancias internas. En abril de 1976 un grupo de afiliados se apartó de la organización para crear la Asamblea Popular Galega, que se extinguió en noviembre pasado.

Formó parte del Consello de Forzas Políticas de Galicia y apoyó, con la UPG, las candidaturas del Bloque Nacional Popular Galego para las elecciones del 15 de junio, en las que no obtuvo parlamentarios. Defiende los principios políticos de la autodeterminación de Galicia, el autogobierno, el anticolonialismo y el apoyo de los intereses populares.

Logró implantación rural y estuvo presente en la mayor parte de las reivindicaciones populares de los últimos años (As Encrobas, central nuclear de Xove, Seguridad Social agraria, autopista del Atlántico, etcétera).

Según la comunicación oficial de la Dirección General de Política Interior al Gobierno Civil de Orense, la legalización de la ANPG se llevó a cabo después de las modificaciones efectuadas en los estatutos presentados para el registro.

Algunas fuentes políticas consultadas ayer por EL PAÍS en, Galicia mostraron sorpresa por el hecho de que todavía continúe pendiente la legalización de la UPG, considerando que existen pocas diferencias entre ambas agrupaciones políticas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de marzo de 1978

Más información

  • Casi un año después de haberlo solicitado