Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex primer ministro de Pakistán, condenado a muerte

Lahore (Pakistán)

El ex jefe del Gobierno de Pakistán, Zulfikar Alí Bhutto, fue condenado ayer a muerte en la horca, después de haber sido declarado culpable de haber ordenado un asesinato político, en 1974, en la persona del dirigente de la oposición, Ahmed Reza Kasuri.

El ex premier Zulfikar Ali Bhutto, de cincuenta años de edad, fue derrocado del poder, mediante un pronunciamiento militar, el pasado mes de julio.Los cuatro cómplices implicados -presuntos autores materiales del hecho- eran miembros de la Fuerza Federal de Seguridad del Pakistán, especie de guardia o gendarmería empleada por Ali Bhutto para mantener el orden público durante su mandato de cinco años.

Estas cuatro personas han sido declaradas culpables de haber estado implicadas en el ataque con armas automáticas sobre el citado político, opuesto a Alí Bhutto. Según el fiscal, el ex primer ministro ordenó el atentado.

Los cinco acusados -el ex primer ministro y los cuatro encartados- se declararon inocentes de las acusaciones que les ha formulado el ministerio público.

El ex premier ha calificado el juicio que se le ha incoado de «manejo con fines políticos». Los otros cuatro procesados han puesto en tela de juicio la legalidad y la intencionalidad del juicio.

El administrador general de la ley marcial en el Pakistán -verdadero jefe del poder ejecutivo-, general Mohammed Zia-Ul-Haque, puso en práctica drásticas medidas de seguridad y prevención en torno a la vista de la causa. En la aplicación de esas medidas fueron detenidos unos quinientos partidarios de Ali Bhuto. La esposa de Ali Bhutto, señora Nusrat de Bhutto, y su hija, Benazia, de veinticuatro años de edad, se encuentran bajo arresto domiciliario.

Por otro lado, el juez Hussein comenzó eljuicio con 45 minutos de antelación, de modo que, cuando se presentaron los periodistas en el juzgado, ya se había pronunciado sentencia y la vista de la causa había terminado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de marzo de 1978

Más información

  • Por ordenar la muerte de un oponente político