Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer portugués planteará una votación de confianza

El Gobierno portugués, presidido por Mario Soares, planteará en el Parlamento una votación de confianza a principios del mes de diciembre si antes de finalizar el presente mes no llegara a un acuerdo único o unilateral con los otros tres grandes partidos portugueses. El primer ministro, al presentar su proyecto de plataforma de acuerdo político, ha precisado que su partido, el socialista, está dispuesto a pasar a la oposición, pero que nunca aceptará cualquiera de las fórmulas de coalición propuestas por las otras formaciones.

Dicha plataforma de acuerdo, que ha sido comunicada ayer a la Asamblea de la República, se limita a reafirmar las grandes líneas de la política del Partido Socialista desde que asumió el Gobierno en julio de 1976. El único punto político que presenta novedad en el proyecto de acuerdo se refiere a la forma del Gobierno. Mario Soares propone como alternativa al actual Ejecutivo una, remodelación, que incida sustancialmente sobre la actual estructura del Gobierno, o la constitución de un segundo «Gobierno constitucional». En este último caso, Mario Soares se comprometería a consultar con los otros partidos la elabóración del programa de dicho Gabinete y la designación de los ministros.. En ninguno de los dos casos estos ministros pertenecerían a otra formación política que no fuese el Partido Socialista.Los grupos parlamentarios que están estudiando desde anteayer la propuesta del primer ministro darán a conocer su respuesta después del regreso de Mario Soares de Madrid la semana que viene. Los periodistas presentes eran unánimes ayer en considerar que lo más probable es que Portugal conozca dentro de los tres próximos meses nuevas, elecciones generales.

Al escoger el debate público para el diálogo con la oposición, al fijar el plazo cortísimo de una semana para la conclusión de la negociación, y sobre todo, al reivindicar personalmente la red del proyecto de plataforma de acuerdo político, Mario Soares juega a fondo la carta de su prestigio personal.

Los rumores que circulaban, en Lisboa sobre su disposición a renunciar a su cargo si no fuera posible, en el plazo previsto, en llegar a un acuerdo político con el PSD y el CDS (sin coalición a nivel del Gobierno) y a un pacto tácito con el PCP, parecen tener corno origen «fugas» discretamente organizadas desde los círculos próximos del Gobierno.

Según esta línea interpretativa, Mario Soares entregaría su dimisión al presidente Ramalho Eanes en los primeros días de diciembre y el jefe del Estado debería entonces decidir entre designar al secretario general del Partido Socialista para constituir un nuevo Gobierno, o escoger otro primer ministro. Si éste encontrase imposible cumplir con el encargo, entonces quedaría abierta la vía para la disolución de la Asamblea de la República y la consiguiente convocatoria de elecciones.

Esta puede ser la jugada que. prepara lanzar Mario Soares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de noviembre de 1977

Más información

  • Si para finales de este mes no logra un acuerdo programático con la oposición