La CNT acudirá a las conversaciones sindicatos-Administración

El nuevo secretariado permanente de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) y su nuevo secretario general serán elegidos por la federación local de Madrid, según informó ayer Juan Gómez Casas, el secretario general saliente.En rueda de prensa convocada a las pocas horas de iniciarse el pleno nacional de la CNT, cuyas sesiones continuarán hoy, el señor Gómez Casas y el secretario de relaciones internacionales de la organización, José María Elizalde, dieron cuenta de los puntos abordados a lo largo de la mañana de ayer.

Se abrieron los debates del pleno con un informe del secretario general sobre la labor desarrollada durante el año de su mandato. Gómez Casas expuso el crecimiento y afianzamiento de la organización, que se refleja en el crecimiento de afiliados y en la presencia activa en los conflictos. La CNT cuenta en estos momentos -según se manifestó en la rueda de prensa- con más de 100.000 afiliados que cotizan. Se hizo hincapié en la cotización, ya que dijeron: «Las cifras que dan otras centrales de afiliación no nos las creemos.» Elizalde aún fue más contundente: «Yo he oído decir a Marcelino Camacho que tenían dificultades para cobrar las cuotas, y que debía haber seguido recaudándolas el Estado a través de las empresas para transferirlas luego a las centrales.» Según la CNT, algunas centrales han afiliado a empresas enteras, a través de sus líderes en ellas, y ahora se ven en dificultades para que les abonen las cuotas. «Algunas no recaudan ni el 10% de las cuotas de sus afiliados. Es muy fácil repartir carnets», concluyó el señor Elizalde.

Insistieron ambos líderes en que la CNT es contraria a las conversaciones con el Gobierno o la patronal sobre temas económicos. «Que las demás centrales dialoguen por arriba, que nosotros lo seguiremos haciendo con la clase obrera.» No obstante, anunciaron, el renunciar al pacto social y comenzar a dialogar sobre temas sindicales como el patrimonio incautado a las centrales históricas, o el acumulado por el vertical, y sobre la autoorganización en las empresas (que así denominan a las elecciones sindicales), podría este pleno modificar la renuncia de la CNT a las conversaciones para que no se discuta a sus espaldas temas que le afectan.

Afirmaron que rechazaban el término elecciones sindicales por las connotaciones verticalistas y porque suponían, en cierto modo, la traslación del parlamentarismo al mundo de la empresa. La CNT es partidaria de que las asambleas de trabajadores elijan a sus representantes directamente y no se conviertan las elecciones en una pugna de listas presentadas por las distintas centrales.

El pleno, por otra parte, aceptó la dimisión del secretariado permanente y acordó, basado en razones de funcionalidad, que volviera a ser Madrid quien eligiese el nuevo secretariado, poniendo fin a la tradicional rotación entre federaciones.

Al término de la rueda hubo nuevos ataques hacia las centrales sindicales y acusaciones específicas de triunfalismo y hegernonismo para la UGT, «que sigue una política similar a la del PSOE».

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0003, 03 de septiembre de 1977.

Lo más visto en...

Top 50