Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La obstrucción de López Rodó

Al pasar esta mañana -27 de julio-, aproximadamente a las doce y media, por la calle de Jovellanos, me he visto obligado a hacerlo por la calzada, porque la acera estaba totalmente obstruida por los automóviles que en ella se encontraban aparcados.Sobre uno de ellos, Seat 132 de matrícula M-9175-BN, había un cartel en el que se identificaba a su propietario, señor López Rodó, como diputado. Este hecho me obliga a plantearme algunas reflexiones.

Esta ocupación ilegal del espacio de los peatones no es ni más ni menos que un síntoma del desprecio de nuestros derechos a pesar de que, no hay que olvidarlo, estábamos antes, somos más que los automovilistas y, por ende, infinitamente más numerosos que losdiputados.

Cuando un particular va al trabajo en automóvil está sometido a la legislación vigente. Parece lógico pensar que un diputado estará sometido a los mismos principios y que el cartel que identifica su automóvil no será una patente de corso por encima de la ley. Si no hay aparcamientos en la zona es evidente que los culpables no somos los sufridos peatones y, por otra parte, se trata de una zona magníficamente comunicada por los transportes colectivos, lo que invalida la posibilidad de urgencia de aparcamiento que, en algunos casos, podría ser considerada.

¿Qué confianza vamos a tener en las leyes que nos hagan esos señores? Por las pruebas me temo que sean leyes sólo para nosotros, sin que se consideren ellos obligados a su cumplimiento y esto puede ser grave.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de agosto de 1977