Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ayuntamientos del Valle del Lozoya, contra la urbanización de Valcotos

La mesa redonda proyectada en Rascafría el lunes, en la que iban a participar varios profesionales, ecologistas en defensa de la conservación del puerto de Cotos, se convirtió espontáneamente en una concentración, cuando más de doscientos vecinos de los pueblos del valle de Lozoya acudieron con pancartas pidiendo la conservación de la sierra. Asimismo, asistieron todos los alcaldes del valle, que se han mostrado contrarios al proyecto de urbanización.Se informó de la oposición al proyecto de urbanización de Valcotos por parte de Icona y del Area Metropolitana, así como del mismo Ayuntamiento, lo que no impidió que la Comisión Interministerial de Turismo decidiera aprobarlo en 1975.

Los alcaldes de Rascafría, Lozoyuela, Pinilla del Valle, Alameda del Valle y Oteruelo del Valle mostraron su desacuerdo con el proyecto. Ninguno de ellos fue consultado en el plazo de tramitación. Se leyó el último escrito presentado por el primero de los Ayuntamientos citados en el Ministerio de Información y Turismo, en el que la oposición el plan se basaba en los siguientes puntos:

La urbanización de Valcotos sería un peligro grave de contaminación de los arroyuelos que luego forman el río Lozoya, y podría dañar seriamente los cotos trucheros, se produciría un proceso de encenagamiento del embalse de Pinilla del Valle, contaminación por residuos sólidos y pósible degradación, tanto del suelo como de los paisa es naturales del valle.

El escrito continúa exponiendo la alteración que sufrirían los ecosistemas de la sierra, los riesgos de pérdida de sus valores naturales, y acababa apoyándose en dos razones legales, el no ajustarse a los condicionamientos mínimos del plan especial de Protección del Medio Físico, y el hecho de que ninguno de los ayuntamientos afectados hayan sido consultados.

Invitación

Al acto asistió el director de la sociedad Valcotos, José L. Cubeiro, aunque prefirió no darse a conocer y se limitó a invitar a los organizadores de la mesa a darles sus razones para defender el proyecto.Por su parte, el alcalde de Los Molinos, que no asistió por encontrarse de viaje, envió un escrito en el que razona que no toda la sierra está perdida, y que hay que defender las zonas que aún se conservan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de julio de 1977