Explosión en la central nuclear de Lemóniz

Hacia las cinco de la tarde de ayer, un artefacto hizo explosión en los comedores utilizados por los trabajadores de montaje de la central nuclear de Lemóniz (Vizcaya), destruyendo parte de una de las dos naves de que se compone el local.Las dos naves -de más de setenta metros de largo-, con una capacidad para 1.500 comensales, habían sido construidas hace nueve meses y dada la situación conflictiva por la que pasa la plantilla laboral -se estudia la firma de un nuevo convenio colectivo- sólo se utilizaba en los últimos tiempos como un lugar de celebración de asambleas.

Al parecer, el artefacto fue colocado en los lavabos del comedor, provocando su explosión un enorme boquete en la techumbre de alrededor de diez metros de diámetro, la destrucción total de las cocinas, frigoríficos y parte del mobiliario y rotura total de cristales de las naves.

A unos veinte metros del lugar de la explosión se encontraba instalado un botiquín de urgencia.

Se da la circunstancia de que esta mañana se había celebrado, de ocho a diez y media de la mañana, una asamblea de trabajadores para discutir la negociación del nuevo convenio. Al parecer, la reunión resultó bastante acalorada.

Hacia las cinco menos veinte de la tarde se recibió en la redacción de El Correo Español-El Pueblo Vasco, de Bilbao, una llamada anónima anunciando que habían sido colocados tres artefactos explosivos en la central nuclear de Lemóniz. El comunicante -voz maculina- insistió en la seriedad de la advertencia.

En este contexto cabe añadir que ETA ha reivindicado el atentado perpetrado en la madrugada del jueves contra una farmacia de Gallarta, y que ha provocado daños por valor de tres millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 03 de junio de 1977.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50