Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PREPARACIÓN DE LAS ELECCIONES GENERALES

División entre los bancos ante la financiación de la campana electoral

El sistema de financiación de los partidos políticos de cara a la campaña electoral constituye un nuevo aspecto de desunión en la política de la gran banca. La tradicional actitud monolítica de la institución ante temas transcendentes se resiente en los últimos tiempos, y cada vez parecen más claras dos alas en el seno de la gran banca.La tradicional y la profesional. La de los que pretenden mantener una actitud lo más parecida a la del pasado y la de los que se sienten conscientes de que la sociedad ha cambiado y que la banca, institución considerada poderosa, tiene que tomar una nueva actitud capaz de evitar reacciones de los nuevos poderes en el futuro inmediato.

Desde hace varios meses, el Gobierno hizo saber a la banca su deseo de que facilitara a los partidos financiación para sus campañas electorales. En una entrevista mantenida hace varios meses por el presidente Suárez con el presidente de Banesto, José María Aguirre-considerado portavoz de la banca por su puesto de cabeza en el ranking-, el Gobierno hizo saber a los banqueros que se pretendía subvencionar a los partidos según los resultados electorales a posteriori, y que la banca debía facilitar a los partidos los créditos puentes que les permitieran afrontar la campaña electoral.El encargo no hacía demasiado felices a los banqueros, que se veían abocados a tomar un riesgo y efectuar un cálculo sobre las posibilidades de los partidos a la hora de adelantarles dinero y de garantizar su devolución. De todas formas, la banca decidió afrontar el problema según se fuera presentando.

Según ha podido saber EL PAIS, el pasado lunes los presidentes de los grandes bancos mantuvieron una reunión para intercambiar criterios sobre el tema y comentar lo que cada uno ha hecho hasta ahora. De la reunión parece que no ha salido ningún acuerdo común. Algunos bancos han planteado la posibilidad de sindicarse y repartir entre los partidos que lo soliciten créditos en función de las expectativas de votos y las previstas subvenciones del Gobierno. Esta posibilidad parece descartada, a la vista de los compromisos ya adquiridos por algunos bancos y las diferencias de criterio sobre el abanico de posiciones políticas a las que se facilitarían créditos.

Los bancos calificados de profesionales por los responsables de las finanzas de los partidos consultados por nosotros, fundamentalmente el Bilbao y Popular, han optado por admitir todas las demandas de los partidos y facilitar créditos en función de las expectativas de votos que se adivinan en las encuestas conocidas. En todos los casos se pretende comunicar a la Junta Electoral el montante del crédito y de condiciones para su posterior reembolso directamente una vez que Hacienda libre las subvenciones correspondientes a cada partido. El contrato de crédito aparece también con avales y garantías suficientes como para garantizar el reembolso.

Los bancos «tradicionales» contra sus «enemigos seculares»

La postura de otras entidades, calificadas de tradicionales, se presenta con carácter excluyente para aquellas formaciones políticas consideradas como enemigos seculares de la institución bancaria. En uno de los grandes bancos fue severamente criticado en el consejo la actitud de un alto ejecutivo que tramitó la solicitud de Crédito de un partido marxista y que llegó incluso, ¡osadía!, a recibir la visita de representantes del partido.

Progresivamente, los partidos pidieron financiación, en algunos casos en forma de subvenciones a fondo perdido y más tarde como créditos debidamente formalizados.

En todos los casos los clientes fueron tratados con deferencia a los niveles más altos y progresivamente se fue facilitando dinero. En estos momentos la mayoría de los bancos se acogen al principio del secreto bancario cuando se les pide información sobre sus operaciones con los partidos. Los más dicen que todavía no han facilitado dinero y que se lo están pensando.

Algunos bancos han decidido que previa consulta con sus clientes facilitarán información sobre las operaciones realizadas con los partidos políticos para una mayor trasparencia y limpieza en las operaciones .

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de mayo de 1977

Más información

  • Actitudes "profesionales" frente a otras "tradicionales