Llamamiento a las fuerzas democráticas en favor de los presos políticos

«Hemos perdido la esperanza de una amnistía total, pero el pueblo vasco va a tratar por todos los medios de conseguirla, aunque somos conscientes del precio que tendremos que pagar todavía por ello», han declarado ex presos políticos vascos recientemente amnistiados y familiares de presos políticos de diversos puntos de España en una conferencia de prensa celebrada en la tarde de ayer en la sede de la Comisión Justicia y Paz de Madrid. Los presentes hicieron un llamamiento a los partidos y fuerzas democráticas para que no abandonen la lucha por la amnistía y anunciaron el relanzamiento de la campaña por este objetivo durante la semana del 8 al 15 del presente mes.

Promovida por las comisiones gestoras pro amnistía del País Vasco y de Madrid, en la conferencia de prensa estuvieron presentes, entre otros, Carmelo Garitaonaindía, ex preso de ETA; Antonio Durán, en libertad provisional en el sumario por la muerte de Carre ro Blanco; Joni Dorronsoro, ex presa de ETA; el padre de Pons Llobet, militante del Movimiento Ibérico de Liberación, y familiares de presos de distintas organízaciones, entre ellos, algunos de supuestos militantes de los GRAPO.Los presentes calificaron las recientes medidas de gracia como una «amnistía recortada», aparte de que no responden al espíritu con que ellos entienden la amnistía, como una superación de los viejos enfrentamientos y, en consecuencia, sólo posibie en un régimen democrático, con el reconocimiento real de las libertades públicas y nacionales, con la disolución de los cuerpos represivos y bandas paramilitares fasícistas y con la legalización de todos los partidos políticos. Carmelo Garitaonaindía expuso la opinión, compartida por todos los presentes, de que antes de las elecciones serán puestos en libertad algunos presos políticos más, pero otros quedarán como rehenes en manos del Gobierno, precisamente los que fueron detenidos y torturados en las etapas más duras de la dictadura franquista.

Los presos políticos que todavía quedan en las cárceles fueron calificados por los presentes como «los mejores luchadores contra la dictadura» y negaron que pueda calificarse de terróristas a los que lucharon por las libertades en el marce, de una dictadura que las negó y que utilizó sin contemplaciones los medios represivos más inhumanos.

Respecto a la semana de relanzamiento de la campaña pro amnistía, prevista para los días 8 al 15 próximos, los presentes anunciaron que tendrán un carácter pacífico, con encierros, coloquios y, quizá, manifestaciones, y terminará el domingo, día 15, con una marcha sobre las cuatro capitales del País Vasco. En la conferencia de prensa se puso de manifiesto la difícil situación en que quedan en las cárceles los presos políticos, aislados, y con la posibilidad de que la represión carcelaria aumente para los mismos. Se dijo también que algunos de los presos excarcelados recientemente no habían sido amnistiados, sino que habían sido puestos en libertad provisional, como es el caso de Antonio Durán, que sigue procesado y, en consecuencia, pueda volver a ser encarcelado. Algunos de los presentes llamaron la atención sobre la inseguridad en que se encuentran los presos excarcelados, mientras no se disuelvan los cuerpos represivos, se tolere la actuación de las bandas fascistas y, en definitiva, no exista un régimen democrático.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS