Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:TRIBUNA LIBRE

Legalizacion de partidos

Hasta este momento -según datos fidedignos-, el número de partidos políticos legalizados asciende a 125. De esta cifra debemos descontar 36 que se presentan agrupados en uniones de varios partidos, por lo que debe fijarse el número total de 89, teniendo en cuenta que esos grupos se presentan como un solo partido. Sin embargo, esta cifra no debe tomarse como definitiva, puesto que hay varios partidos pendientes de su legalización.Entre estos partidos que esperan figura Acción Republicana Democrática Española (ARDE), que presentó su documentación en el Ministerio de la Gobernación -como es obligado- y éste la remitió al Tribunal Supremo. Dicho Tribunal acaba de devolver al Ministerio de la Gobernación la documentación de ARDE, al igual que en su día lo hiciera con el Partido Comunista. Es al Gobierno al que corresponde decidir.

EI decano del Colegio de Abogados de Madrid ha hecho unas declaraciones en las que afirma que «es acertada y justa la decisión del Tribunal Supremo devolviendo al Gobierno lo que nunca debió recibir de él». Queda claro para nosotros y para todos los españoles que la legalización de los partidos políticos es una decisión política que sólo compete resolver al Gobierno.

El día 9 fue legalizado el Partido Comunista, por una orden ministerial. Esta decisión señala, a nuestro juicio, el conocimiento que tiene el Gobierno de la inquietud social que reina en el país respecto a las elecciones. Quedan sin legalizar veintiséis partidos, entre ellos el partido republicano ARDE.

Es obligado señalar que ARDE es el único partido que proclama y se afirma en sus ideales republicanos. Este partido celebró por primera vez su pleno nacional en Madrid el 1-2 de octubre, con asistencia de más de doscientos delegados. En sus declaraciones políticas afirma dicho partido:

«Declaramos nuestros ideales republicanos, proclamamos la necesidad de austeridad y honestidad para poner fin a una larga época de corrupción e incompetencia; pedimos también la derogación de las leyes represivas y la reposición de las garantías constitucionales legisladas en 1931, estatutos regionales y elecciones de una única Cámara constituyente dentro de las normas del sufragio universal. »

Es una obligación por nuestra parte hacer constar la conducta de los republicanos españoles con estos datos: sostenían los republicanos en el exilio un Gobierno modelo de honestidad y sacrificio de sus componentes. Pues bien, este Gobierno del exilio ha dado por terminada su misión con una noble y clara visión del futuro de España: sus representantes más caracterizados, los señores Maldonado y Valera, han rendido visita al presidente de México -último país que reconocía ese Gobierno- para comunicarle su decisión de dar por terminada su misión y agradecerle su leal cooperación a los ideales republicanos durante tantos años.

Esa decisión respecto al Partido Comunista muestra que el Gobierno es consciente de la necesidad de que esas elecciones se lleven a. buen término sin perturbaciones, pero debe dar al país la seguridad de su imparcialidad concediendo a los partidos, a todos los partidos, su legalización. De otro modo esas elecciones se podrían considerar nulas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de abril de 1977