Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

No habrá manifestaciones obreras en el Primero de Mayo

Las manifestaciones que a nivel de todo el Estado tienen previsto celebrar el próximo primero de mayo las centrales sindicales, como conmemoración unitaria de la festividad obrera, parece que serán prohibidas. En este sentido es sintomática la negativa del gobernador civil de Madrid, Juan José Rosón, a autorizar la que habría de tener lugar en Madrid, desde la plaza de Castilla a la de Colón. Esta negativa se enmarca en la prohibición vigente del Gobierno para todas las manifestaciones, decisión tomada a raíz de las medidas excepcionales adoptadas por el Gabinete el pasado mes de febrero.La autoridad gubernativa ha sugerido a las centrales, a cambio de la prohibición de celebrar manifestaciones, la posibilidad de que sean autorizados actos en locales cerrados. El Gobierno, al parecer, no obstaculizaría en principio una gran concentración obrera en algún local cerrado, que bien pudiera ser un estadio de fútbol.

Las centrales sindicales, por su parte, volverán a reunirse para decidir y estudiar una alternativa, que bien pudiera ser la aceptación del ofrecimiento implícito en la sugerencia de la autoridad gubernamental.

La Confederación Nacional del Trabajo (CNT), que en Madrid no suscribió el llamamiento conjunto efectuado por USO, UGT Y CCOO, ha emitido un comunicado en el que, abundando en las razones ya expuestas que justifican su exclusión de tal convocatoria unitaria, señala que el planteamiento de las demás centrales era el de prefijar una serie de consignas y que el servicio de orden actuase, incluso de forma violenta, contra aquellos miembros de: la manifestación que no se atuviesen a ellas.

La CNT, que ha solicitado autorización para celebrar una concentración en la Rosaleda del Retiro, y posterior manifestación por el paseo del Prado, piensa que el primero de mayo pertenece a toda la clase trabajadora y no a. unas siglas concretas. «Para la CNT -dice el comunicado-, la libertad de expresión de los individuos es algo fundamental. Este es el motivo por el que la CNT, aunque desea la unidad de toda la clase trabajadora, no llegó a un acuerdo con las otras centrales sindicales. »

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de abril de 1977