Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La familia del joven muerto por la policía presentará querella

La familia del joven de veintitrés años José Ignacio Gutiérrez Gaduña, que fue muerto por la policía el pasado jueves, cuando, al intentar su detención, emprendió la huida, piensa presentar una querella criminal contra el autor de los disparos, por la innecesariedad del derramamiento de sangre, según manifestó a EL PAIS el hermano del fallecido, Francisco Javier.«La historia delictiva de mi hermano no era, ni con mucho, digna de que la policía terminara con su vida de un tiro».

Con estas palabras explicaba Francisco Javier Gutiérrez Gaduña, hermano del joven muerto anteayer por un disparo de la policía, cuando, al intentar detenerle, emprendió la huida -véase EL PAIS de ayer-, su indignación tras el luctuoso suceso.

«Mi hermano era un pinta, pero no creo que sus antecedentes sean como para aplicarle el apelativo de delincuente habitual. Además, según las averiguaciones que he podido hacer en la zona donde ocurrió todo, no parece deducirse que llevara una pistola encima, tal como han publicado varios periódicos. Después, en el registro que la policía hizo en casa de mi hermana, que era donde estaba viviendo, sí se encontró una pistola. Pero no creo que llevara ninguna encima con la que intentara defenderse. Incluso no hubo tiroteo, ya que los vecinos me han dicho que sólo se escuchó un disparo. »

Según el señor Gutiérrez Gaduña, la historia delictiva de su hermano se resume de la siguiente forma: a los catorce años robó un microscopio en el instituto donde estudiaba. A resultas de ese robo fue a parar a la comisaría, donde, según Francisco Javier, recibió una fuerte paliza y pasó tres días en la cárcel de Jerez de la Frontera. Posteriormente, ya bastante más mayor, a consecuencia del robo de once jerseys'en una tienda, fue condenado a cuatro años de cárcel, de los que tres le fueron indultados, con lo que sólo había cumplido uno. Con anterioridad, había robado una moto y, en cierta ocasión, fue acusado de falsificar un cheque e intentar cobrarlo.

«Sobre lo que se ha dicho de que era drogadicto habitual, mi padre me ha comentado, sigue diciendo Francisco Javier que sabe que alguna vez había fumado, en forma esporádica. Pero de eso a ser drogadicto, creo que media bastante.»

Actualmente, José Ignacio se encontraba huido, puesto que no quería verse de nuevo en prisión. «Creo que tenía intención de irse a Grecia y estaba intentando, junto con su compañero, con el que fue detenido, obtener un pasaporte falso con el que poder hacerlo. Pero no lo pudo llegar a hacer.»

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de marzo de 1977